La Semana Santa de Cádiz se debate entre el respeto, la unidad y la inquietud (La Voz de Cádiz)

Lee la noticia original aquí


Los responsables de las cofradías gaditanas valoran la excepción la suspensión de las procesiones así como sus consecuencias económicas

La crisis del coronavirus obligaba hace unos días a la suspensión de las salidas procesionales en Cádiz durante la cercana Semana Santa. Tras el anuncio de adoptar esta medida en Sevilla, Ayuntamiento, Obispado y Consejo Local de Hermandades optaban por hacer lo propio en Cádiz.

Asimilada la situación los hermanos mayores analizan las consecuencias de esta medida que va a afectar inevitablemente al sostenimiento de las corporaciones.



1. Ignacio Ortiz: «Hay mucha incertidumbre»

Para Ignacio Ortiz, hermano mayor de la Borriquita, la suspensión era previsible. «Era la crónica de una muerte anunciada. Lo que contemplábamos era que se tomara lo antes posible porque había cosas que se podían salvar. Ha sido un acto de responsabilidad pensando en el bien general». Ortiz, que es médico cirujano, incide sobre todo en que «es un tema muy serio que no debemos tomarnos a la ligera. Hay muchos profesionales jugándose su salud y la de sus familias para ayudar a los infectados y cada uno de nosotros debemos colaborar con lo único que podemos hacer, quedándonos en casa».

Queda ahora la preocupación por la situación económica en todo el país y en las propias hermandades. «Hemos contraído obligaciones contractuales con nuestros proveedores. Se han firmado contratos y realizado pedidos y ahora habrá que ver qué sucede con estas obligaciones de pago. Quedan en el aire las subvenciones y habrá que ver qué sucede con lo recaudado con el reparto de túnicas que además ha sido suspendido con menos de la mitad de los hermanos habiendo sacado su papeleta de sitio. Hay mucha incertidumbre. Además de ser emocionalmente un varapalo, económicamente esto puede ser un desastre para nuestras hermandades». Ortiz expone además que «ya me gustaría tener el apoyo y la solvencia económica de esas hermandades que han anunciado el pago de sus proveedores. En nuestro caso son empresas y personas muy queridas y nos gustaría ayudarles en esta situación. Pero esto para las hermandades gaditanas, al menos para la mía es imposible. De donde no hay no se puede sacar».

2. Rafael Galeano: «Algún tipo de coste económico vamos a tener que asumir»

Rafael Galeano, hermano mayor de la cofradía del Prendimiento también asegura que «la suspensión de las procesiones era lo lógico y normal que ocurriera. Somos los primeros que teníamos que hacer ese ejercicio de responsabilidad. Era lo esperado y el presidente, Juan Carlos Jurado, ha tenido el apoyo de todas las hermandades. Era difícil pero sabíamos que iba a llegar».

En lo que respecta a la situación económica, Galeano expone que a su hermandad esta situación le ha llegado justo durante el reparto de túnicas. «Tenemos que sentarnos bien todas las cofradías y analizar qué hacemos porque es cierto que algún tipo de coste económico vamos a tener que asumir. De momento estamos esperando a poder tener un pleno y abordar sobre todo el tema de las bandas con la idea de tener un criterio común». El máximo responsable de la hermandad del Lunes Santo también comenta que «tenemos que ver nuestro estado económico porque en nuestro caso no es solo la cuota de salida, que se podría devolver, es que nosotros en esta época cobramos la de hermanos. Además tenemos el perjuicio económico del merchandising porque hacemos rosarios, chapas y demás.. que lógicamente no van a tener la misma salida. Las flores por ejemplo sí hemos conseguido parar el pedido pero con la cerería no hemos conseguido hablar ni tampoco hemos recibido la cera».

3. Ramón Sánchez Heredia: «Debemos tomar una postura unánime»

El hermano mayor de Ecce-Homo, Ramón Sánchez Heredia, afirma que «han sido momentos difíciles. Se veía venir y más para los que teníamos que impulsar decisiones pues había que mantener la normalidad para no caer en el alarmismo y la falta de medidas preventivas y rápidas, por quién correspondía. Duele tener que suspender la Semana Santa pero más duelen los fallecidos, los contagiados y las personas que tiene miedo, incluso pánico».

Sánchez Heredia afirma que es el momento de estar unidos. «Debemos vivir la Cuaresma aprovechando la situación para reflexionar y vivir en nuestra esfera más espirituales. Hay que aprender que es más importante el ser humano que lo material, recuperar los valores humanos. Estamos raros. Se ha parado nuestro mundo de prisas, de reloj, de calendario...».

El responsable de la cofradía con sede en San Pablo se refiere a su vez a cómo corporaciones como la suya están viviendo y transmitiendo esta Cuaresma a través de las redes sociales. «Aprovechemos las redes, como humildemente ha estado realizando nuestra archicofradía del Ecce-Homo con nuestra novena y rosario diarios por las víctimas. Saquemos de esta pandemia algo positivo».

Sobre la cuestión económica Sánchez Heredia coincide en que hay una fuerza mayor que es una orden que proviene del Gobierno y que por tanto las condiciones de los contratos son diferentes. «Considero en primer lugar que todos deberíamos tomar una postura unánime en este sentido. Tú encargas las cosas de la cofradías para salir en Semana Santa y en este caso el no hacerlo es una cuestión ajena a las cofradías. Esto en la sociedad va a producir una cascada enorme de demandas por el cambio de las condiciones en los servicios y en lo que tenga que recibir porque cualquier consumidor puede reclamar una devolución. Creo que los gastos que asuman las hermandades tienen que ser mínimos porque se habían pensado en unas condiciones que no son las actuales. Son cuestiones que están por encima nuestra».
4. Benito Moya: «Tenemos que hacer piña los cofrades de la ciudad»

Benito Moya, máximo responsable de la cofradía de Sentencia también asegura que «la suspensión era algo que se veía venir conforme pasaban los días ya que cada día eran nuevas novedades hasta declarar la pandemia y posteriormente el estado de alerta. En estos momentos lo que prima es la salud y mantenernos confinados en casa. Esperamos que no se alargue mucho esta situación para volver a la normalidad aunque parece que esto va para largo».

Sobre el futuro más próximo sugiere que es necesario que haya calma. «Le pido a los hermanos tranquilidad y cuando se retorne la actividad continuar en nuestra línea de trabajo día a día para seguir engrandeciendo la cofradía». Dentro de las dificultades económicas que se perciben lanza un mensaje de esperanza. «Vienen tiempos difíciles por la gran mengua de ingresos que tendremos y tenemos que hacer piña los cofrafes de la ciudad para actuar de forma conjunta ante lo que se no avecina. Volveremos las hermandades a redoblar nuestra obra social ante las penurias que nos trae esta pandemia. Ahora más que nunca desde la intimidad de cada una de nuestras casas rezaremos y nos encomendaremos al Señor y a su madre para que intercedan por nosotros».
5. José Manuel Verdulla: «Apelo a que se vea la solidaridad entre las cofradías»

José Manuel Verdulla, hermano mayor del Nazareno de Santa María afirma que «emocionalmente todos estamos afectados. Era algo que preveíamos. Nosotros teníamos mucha ilusión este año. Se estrenaba Joaquín Cortés y teníamos ilusión con el cambio que se había hecho por las nuevas calles. Pero sobre todo lo que más nos ha dolido es tener que cerrar Santa María. Intentamos espaciar bancos pero es muy difícil. Entonces lo más sensato era cerrar».

Con respecto a las consecuencias económicas Verdulla explica que «toca afrontar los gastos que ha supuesto. La cera la tenemos, las flores las he podido anular. Eso se gestionará a través del Consejo. Entendemos que la situación nos ha venido impuesta. No es porque una cofradía haya decidido no salir». Además, el responsable de la hermandad del Jueves Santo incide en la necesidad de estar unidos y ser solidarios. «Apelo a que se vea la solidaridad entre las cofradías. Hay algunas a las que puede dejar muy tocadas esta situación y hay que tirar de sentido común y de la solidaridad y entre nosotros ayudarnos. Intentarnos que esas cofradías se mantengan para que en 2021 estemos todas no para que salgan unas y otras no y doy por hecho la línea de trabajo será esa».
6. Antonio Macías: «Partiendo de un planteamiento general hay que estudiar caso por caso»

Para Antonio Macías, hermano mayor de Descendimiento, «la suspensión ha sido muy coherente y esperada y se ha actuado con muchísima mesura».

Económicamente Descendimiento tiene que afrontar los gastos de la capilla musical. Además, la cera estaba pedida y recibida. «Intentaremos o llegar a un acuerdo con ellos o bien dejar la cera para el año que viene. Creo que habría que estudiar caso a caso, partiendo de un planteamiento general pero cada cofradía es distinta. No es lo mismo un palio que un misterio ni una capilla musical que una banda... la situación económica es complicada. Nosotros le vamos a ofrecer a la gente la posibilidad de devolver el dinero del control de salida y si alguien lo quiere dejar para fondo de la hermandad o para caridad, pues perfecto», comenta Macías.

Share:

0 comentarios