El Viernes Santo más luctuoso [VÍDEOS] (La Voz de Cádiz)

Lee la noticia en La Voz de Cádiz aquí

ANA MENDOZA


VÍDEO AL FINAL DEL ARTÍCULO


Este Viernes Santo que suponía casi el epílogo de la Semana Santa las calles de Cádiz volvían a estar una vez más vacías. Contrastaba duramente esta realidad con la que se vivió el Viernes Santo de 2019 cuando todo transcurría con normalidad y numerosas personas disfrutaban de una tarde que siempre protagonizan grandes imágenes, las de los titulares de las corporaciones que realizarían su salida procesional.

Ese Viernes Santo de 2019 era histórico porque regresaba a la jornada de tarde la hermandad del Descendimiento. Pero este Viernes Santo de 2020 también pasará a la historia, como toda la Semana Santa que vivimos, por esta pandemia del coronavirus que nos mantiene confinados desde hace ya casi un mes. Sin pasos, sin procesiones y con la Catedral y la mayoría de las iglesias gaditanas cerradas, este Viernes Santo el luto por la muerte del Señor estaba en las casas.

Siete Palabras

De la corporación de la Merced, Manuel García, hermano mayor mandaba un mensaje a todos los hermanos en este día: «No llegamos cansados ni con la alegría de haber visto cómo a los demás cofradías les ha ido bien en su estación de penitencia. Pero no debemos olvidar que Viernes Santo, estamos inmersos en el Triduo Pascual por eso hoy más que nunca os pido que hagamos la estación de penitencia desde casa que demostremos que somos fieles a lo que Cristo nos enseñó que no es más que el sacrificio por el hermano como él hizo. Ese sacrificio no es otro que quedarnos en casa y rezar. Os invito primero a que interioricemos ese gran legado que Jesús nos dejó con sus Siete Palabras en la Cruz».

El padre Balbino Reguera, párroco de la Merced y director espiritual aseguraba que «este día de Viernes Santo es el día del dolor, del sufrimiento. Jesús nos va a acompañar en el sufrimiento porque Él lo dio todo por nosotros. Nosotros vivimos intensamente esta devoción, tenemos que interiorizarlo, vivir desde adentro el dolor. A partir de ahora iniciamos unos tiempos nuevos. No sabemos lo que va a pasar pero nuestra esperanza es saber que Jesús está con nosotros y su Madre nos acompaña».

Expiración

Tras Siete Palabras, era la hermandad de Expiración la que realizaba su estación de penitencia virtual. Elisa Montero, como máxima responsable de la corporación se dirigía a los hermanos incidiendo en la necesidad de rezar para superar esta complicada situación. «Este Viernes Santo está lejos muy lejos del que habríamos soñado. Estamos muy lejos de los titulares y también muy lejos unos de otros pero a pesar de todo esto desde nuestra casa en lo escondido como cuando tenemos el capirote puesto seguiremos haciendo nuestra estación de penitencia particular. Hoy como todo el año nuestra cofradía estará en la calle porque vive, se engrancede y sale con cada uno de los hermanos. A pesar de todo saldremos y llevaremos por bandera la Victoria tras la Expiración de Cristo. Esta Victoria que hoy cobra más sentido que nunca y que nos hará vencer esta situación porque seguimos como siempre unidos en oración».

El director espiritual y párroco de la Catrense, Óscar Sarmiento, afirmaba que «Solo Dios sabe por qué permite lo que está pasando. Nos acogemos a su misericordia para recapacitar y meditar y darnos cuenta de lo que es verdaderamente importante en nuestras vidas ahora que por circunstancias todo lo que esta sucediendo en esta pandemia nos ha hecho cambiar nuestra escala de valores de lo que es verdaderamente importante en nuestras vidas».







Descendimiento

Con imágenes del espléndido misterio del Descendimiento a su llegada a Catedral comenzaba la retransmisión virtual en la que Antonio Macías, hermano mayor recordaba a los hermanos que «es jornada luctuosa y es momento de oración en la intimidad. Nuestra hermandad no ha podido tampoco celebrar los cultos y hemos tenido que acatar con obediencia como cristianos cofrades este tiempo tan complejo. Os invito a rezar de forma conjunta por las personas que se han visto afectados y solicito que permanezcáis en vuestros domicilios».

Jesús García Cornejo, párroco de San Lorenzo y director espiritual de Descendimiento y del Consejo de Hermandades hacía una reflexión sobre este Viernes Santo basada en la Luz. «La Luz que nos inunda y celebramos los cristianos», comentaba. Leía el texto del Evangelio de San Juan de este Viernes Santo y hacía mención a los dos personajes, los Santos Varones, que bajan a Jesús de la Cruz, sosteniendo el cuerpo del Señor, José de Arimatea y Nicodemo. «Pero todos los santos tienen un pasado y antes de conocer a Jesús ellos tenían interés en conocerle... Pero José Arimatea era un discípulo clandestino y Nicodemo había ido a ver a Jesús en la noche cuando nadie le veía», apuntaba para la siguiente reflexión acerca de los cristianos de hoy. «Estos días pensaba cuántos cristianos viven su fe de una manera semejante. Me refiero a los cristianos que viven la fe de forma vergonzosa, callándose de que aman y quieren a Jesús. Vivimos un cristianismo que se parece mucho al de José de Arimatea y Nicodemo antes de tocar al Señor porque ellos aquel Viernes tocaron al Señor. Nuestra vida tiene que ser distinta y estar al servicio de los hermanos. Cuidar tu fe, tu oración se echa de menos. A muchos cristianos que nunca se acercan a los sacramentos ni al servicio a los más pequeños a los más débiles os invito a que el Señor nos haga caer en la cuenta de qué tipo de fe vivimos aunque echemos de menos ese misterio precioso de Descendimiento en las calles. Las redes sociales están inundadas de personas que echan de menos a sus cofradías y a veces te preguntas dónde están el resto del año... Que este Viernes Santo nos deje esa huella de Dios en el corazón», concluía.







Buena Muerte

El hermano mayor de Buena Muerte, José Joaquín Jiménez Portela, realizó la protestación de fe en la retransmisión de la estación de penitencia virtual que emitió el Consejo de Hermandades en la noche del Viernes Santo. Durante la misma destacó el silencio que caracteriza siempre a esta cofradía y pidió a los hermanos que se unieran en este acto.

Por su parte, el director espiritual de la hermandad, el agustino, Julián Fernández, se dirigió también a los hermanos y devotos de la corporación. «No verán nuestras calles las imágenes que representan a Jesús, el hijo de Dios, y a su madre, María, nuestra madre y esto en el mayor acto de amor, él entregando su vida y ella sufriendo en su corazón cada golpe, cada insulto...». Y tras ello reflexionó sobre lasituación actual de pandemia. «Os invito a acompañar a Jesús y a María que están en cada ser humano. Vivamos este día con mucha esperanza. Si Cristo fue capaz de dar su vida por nosotros, no puede hoy abandonarnos a nuestra suerte. Vivamos esta estación de penitencia tan especial descubriendo que no somos nosotros los que acompañamos a Jesús y a María. Son ellos los que están siempre acompañándonos en nuestro camino de la vida».

Share:

0 comentarios