Un Viernes de Dolores muy diferente (La Voz de Cádiz)



Le aquí la noticia en La Voz de Cádiz

ANA MENDOZA
Los hermanos de Servitas no estarán este viernes en San Lorenzo. Ni niños ni mayores se reunirán en torno al espléndido palio de la Virgen de los Dolores. No se mirará al cielo por si llueve porque no habrá salida procesional. Pero la orden Servita vivirá intensamente esta jornada de Vísperas.

A pesar de la situación que vivimos marcada por la crisis del coronavirus, Servitas celebra su Septenario a través de sus redes sociales y concluye este mismo viernes por la tarde como suele pasar cada año. Para ello la orden contará con la reflexión vía Facebook del padre Fray Franco Azzalli OSM quien nuevamente era el predicador de los cultos.

Previamente, por la mañana se retransmitirá el rezo del Ángelus que se ha grabado en la capilla. De esta forma los servitas quieren sobre todo estar en contacto con todos los hermanos aunque no sea físicamente pero sí en la espiritualidad. Rafael Guerrero, prior de la orden explica que «la gente esta agradeciendo mucho este contacto a través de las redes sociales porque les hace sentirse acompañados. La verdad es que nos están sorprendiendo los mensajes y agradecimientos de hermanos y devotos. Personas que contactan con el Facebook y en ese contacto existe una cercanía que les ayuda en esta situación de aislamiento».


En esa comunicación entre los hermanos y la orden, Guerrero destaca que «son muchos los que en estos días han preparado sus propios altares en casa y nos los han hecho llegar mediante imágenes y la verdad es que eso nos llena de alegría».

Sobre este Viernes de Dolores tan distinto e inesperado hace unas semanas, Rafael Guerrero se muestra con ánimo. «En las cartas que les he mandado a los hermanos destaco que es un Viernes de Dolores muy diferente y que esto nos tiene que servir como prueba y esperanza. Como prueba del amor porque aunque no podemos estar físicamente sí en lo espiritual de forma que cada uno se sienta como si estuviera allí y como esperanza porque estamos deseando que termine este calvario que tantas vidas se está llevando para ir allí a rezar. Ya vendrán otros tiempos. El Señor sabe pedirnos lo que podemos y debemos hacer». Además, el prior de Servitas añade que «especialmente dedicamos este día, al igual que los demás del Septenario, a dos hermanos que están ingresados por este virus, Juan Carlos y Antonio. A ellos y a todos los que están enfermos por el virus, a quienes tenemos muy presentes siempre».

Share:

0 comentarios