Viernes Santo en Cádiz: la no salida de Buena Muerte (Diario de Cádiz)



Lee la noticia en Diario de Cádiz aquí

Hermanos mayores, miembros de junta, responsables del cortejo, hermanos de toda la vida, capataces, cargadores... Todos ellos debían estar estos días dando forma en las calles a la Semana Santa 2020, la que la epidemia del coronavirus ha dejado en sus templos y en sus casas. Los principales afectados por la suspensión de las salidas, esos que la viven en primera línea, responden este Viernes Santo a dos preguntas concretas:

1. ¿Cómo vive la Semana Santa sin procesiones?

2. ¿Cuál es su mejor recuerdo del Viernes Santo?

En el caso de la hermandad de Buena Muerte, valoran sus sensaciones el tesorero, Javier Lacave, y una de las hermanas que forman parte de la penitencia que acompaña al Cristo, Momi Díaz.
Javier Lacave. Tesorero

1. La estamos viviendo, como no podía ser de otra manera, en familia. Es un momento perfecto para vivir la auténtica Semana Santa, la espiritual, la litúrgica. Nunca me ha gustado, y este año más, ver retransmisiones de otros años; creo que esos momentos cofrades son para vivirlos en directo. Sí echaré de menos los oficios del Jueves, Viernes y Sábado Santo y recordaré con mucha nostalgia la visita a los sagrarios con mi madre.

Procesión de la Buena Muerte.


Procesión de la Buena Muerte. / FITO CARRETO

Galería gráfica: Las imágenes de la procesión de la Buena Muerte

2. Son tantos años realizando la estación de penitencia (desde el año 1987 solo interrumpido cinco años por lluvia) que son muchos los buenos recuerdos, y también los malos. Destacaría dos momentos muy especiales. El primero, en 1990 cuando pude salir con los ‘mayores’ y con cirio. Ese año se formó el cortejo de la Virgen en el Salón Parroquial. Y el segundo momento se repite todos los años, es cuando todos los hermanos cubiertos rezamos por los hermanos fallecidos y, a continuación, se abren las puertas de San Agustín.
Momi Díaz. Penitencia tras el Cristo de la Buena Muerte

1. Lo estoy pasando muy mal, con el alma rota cada vez que aparece una nueva noticia, una nueva cifra de afectados o fallecidos por esta pandemia. Por momentos creo que esto no puede estar pasando, que es una pesadilla.

2. Yo llevo prácticamente toda mi vida acompañando al Cristo de la Buena Muerte. Y mi mejor recuerdo en todo este tiempo es el año en que mis dos hijos mayores salieron conmigo acompañando al Santísimo Cristo de la Buena Muerte.

Share:

0 comentarios