Viernes Santo en Cádiz: la no salida de Expiración (Diario de Cádiz)

Lee aquí la noticia en Diario de Cádiz



Hermanos mayores, miembros de junta, responsables del cortejo, hermanos de toda la vida, capataces, cargadores... Todos ellos debían estar estos días dando forma en las calles a la Semana Santa 2020, la que la epidemia del coronavirus ha dejado en sus templos y en sus casas. Los principales afectados por la suspensión de las salidas, esos que la viven en primera línea, responden este Viernes Santo a dos preguntas concretas:

1. ¿Cómo vive la Semana Santa sin procesiones?

2. ¿Cuál es su mejor recuerdo del Viernes Santo?

En el caso de la hermandad de Expiración, valoran sus sensaciones la hermano mayor, Elisa Montero, y el capataz de la Virgen de la Victoria, Paco Melero.
Elisa Montero. Hermana mayor

1. Esta Semana Santa sin procesiones, como le ocurrirá a todos los cofrades, esta siendo atípica. Hay momentos en los que no eres consciente de que estás en Semana Santa porque no vas a la iglesia, no participas en la Misa y en los Oficios, no ves a tus titulares... Te queda la televisión, que gracias a Dios hay muchos sacerdotes nuestros que nos acercan a sus celebraciones, pero no tenemos las vivencias con los hermanos, los montajes, las flores, el momento de vestir el hábito... los nervios propios en el estómago. A pesar de todo pienso que es un momento para aprender y para valorar aún más todos esos momentos en hermandad que nos han faltado este año. Es bonito ver cómo tus hermanos montan sus altares en casa para el día de la salida, ver cómo el trabajo de la cofradía en las redes para llamar a la unidad en la oración tiene su efecto positivo.


La procesión de Expiración en imágenes


La procesión de Expiración en imágenes / JESÚS MARÍN

Galería gráfica: La procesión de Expiración en imágenes

2. Tengo tantos recuerdos del Viernes Santo que es difícil quedarse con uno. Pero tu mejor recuerdo se convierte en el último, en el que sabes que no volverá a repetirse y lo vives cada año en tu cabeza. Para mí son esos momentos que vivía con mi padre, nuestra complicidad antes de la salida y durante el recorrido. El ver detrás del capirote cómo se le iluminaban los ojos al mirar a su Virgen de la Victoria y todos los consejos que me iba dando para llevar un cortejo. Y ya después su abrazo de recogida, eso no lo olvidaré jamás.
Paco Melero. Capataz de la Virgen de la Victoria

1. La viviré con mucha nostalgia, supongo que como todos los cofrades. Quizás al anunciar con tiempo la suspensión de los desfiles procesionales, lo he asumido y he tomado conciencia de que las procesiones tienen que pasar a un segundo plano porque lo realmente importante es parar esta pandemia. Está siendo una Semana Santa de sensaciones muy extrañas, muy atento a las redes sociales, sobre todo a la de mi cofradía y al teléfono móvil. Y viendo por Onda Cádiz, con mi familia, la retransmisión de la pasada Semana Santa. El Viernes Santo sí será el día más triste de la semana. Muchos son los años que por lluvia nos hemos quedado sin salir, pero podíamos mirar a nuestros titulares de frente y poder rezar. Este año, ni eso.

2. Buenos recuerdos tengo muchísimos, en cada Viernes Santo hay un buen recuerdo y ya vamos camino de las cuatro décadas. Pero me voy a quedar con tres: la primera vez que pude cargar a la Virgen, en los años 80; la primera vez que me puse frente a ella para dirigir a la cuadrilla, junto a mi hermano Pepe, en el año 2000; y hace cuatro años, cuando mi hijo pasó a ser miembro de la cuadrilla y cargador de su devoción. Por supuesto, también es un orgullo ver a tu hija en el cortejo con la mantilla.

Share:

0 comentarios