Viernes y Sábado: luto y recogimiento (La Voz de Cádiz)





Lee la noticia en La Voz de Cádiz aquí

ANA MENDOZA

Que estos días sin pasos en las calles nos van a cambiar a todos es algo en lo que coinciden plenamente los cofrades. Porque esta situación provocada por la pandemia del coronavirus ha dado paso a la reflexión más profunda y a una mayor espiritualidad. Así lo perciben los hermanos mayores de Viernes y Sábado Santo.



Manuel García. Hermano mayor de Siete Palabras


Luna de Nissan, Viernes Santo, esa que los Cofrades y sobre todo los Hermanos de la Hermandad de las Siete Palabras esperamos todo el año.


Este año será diferente pues no llenarán la parroquia de la Merced nazarenos morado y negro. No contemplaremos esa luna plena iluminando el cielo de Cádiz al paso de nuestro misterio. Aún así, el Santísimo Cristo de la Sed y María Santísima de la Piedad seguirán estando hoy en La Merced, necesitamos de Ellos, oremos juntos pidiéndoles por nuestras familias y seres queridos, para que pronto volvamos a la normalidad y podamos estar de nuevo a sus plantas dándoles gracias porque ya todo ha pasado y todo ha quedado en un mal sueño. Hagamos en nuestras casas, juntos, en familia, en hermandad, esa salida procesional virtual a través de nuestras redes sociales. Interioricemos en nuestro corazón la estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral orando juntos desde cada casa a nuestros amantísimos titulares.




Elisa Montero. Hermana mayor de Expiración


Amanece un nuevo Viernes Santo, un día muy distinto al que habíamos soñado pero incluso más fuerte en sentimientos por la labor que estamos llevando a cabo de mirar por el prójimo, de poner por delante el bien común a nuestras prioridades individuales.


Hermanos, hoy más que nunca, vestiremos nuestro hábito porque en nuestra casa, sin que nos vean, rezaremos a nuestros titulares en cada estación de penitencia particular. Hoy volveréis a sentir en los hombros el peso de la cruz y de la victoria porque todo lo que estamos viviendo pesa y mucho. Hoy sonarán de nuevo sus marchas cada vez que nuestra cabeza se traslade a ese momento tan especial vivido junto a nuestros hermanos. Hoy seguiremos entregándoles flores y haciendo petaladas al ofrecerles todo nuestro sacrificio a Ellos. Hoy volverá a encenderse la cera porque esa Luz que nos guía es Cristo que vive en nuestros corazones, y oleremos a incienso cuando ante su estampa oremos. Queridos hermanos, hoy saldremos a la calle para llevar como siempre la Victoria tras la Expiración de Cristo. Hoy nuestra Victoria cobra más sentido, la que nos hará vencer esta situación, más fuertes que nunca, porque estamos unidos en oración. Hoy Cristo vuelve a entregar su Espíritu, hoy seguimos viviendo su Pasión y Muerte para llegar a la gloria de la Resurrección. Con todo esto, hermanos, aunque no pueda abrazaros y saludaros en persona, mi corazón está con todos vosotros y os deseo un gran Viernes Santo.


Que el Santísimo Cristo de la Expiración y su Madre María Santísima de la Victoria os bendigan.




Antonio Macías. Hermano mayor de Descendimiento


Este año 2020 a causa de la pandemia que azota a la humanidad vivimos una Semana Santa diferente e histórica. No hay pasos en las calles, como consecuencia de lo anteriormente citado. El reloj del mundo se nos ha parado a todos. Dentro de la situación que nos ha tocado vivir, vamos a recordar momentos irrepetibles e inigualables… lo vivimos en familia y bajo el mismo techo. El Viernes Santo, día de nuestra salida procesional, es un día alitúrgico, es una jornada luctuosa y silente…Ha muerto el Redentor y es momento de oración en la intimidad al igual que lo hacemos en nuestra salida procesional para dar testimonio público de nuestra fe. Será una salida procesional exenta de túnicas, antifaces, cinturones de espartos y de cirios azules al cuadril, manteniendo encendida la llama viva de la fe y con la misma devoción y recogimiento que cuando salimos desde nuestra sede en San Lorenzo, hacia la Santa Iglesia Católica y apostólica Catedral, a fin de realizar nuestra estación de Penitencia.





José Joaquín Jiménez Portela. Hermano mayor de Buena Muerte


Diez de marzo de 2020. Es un Viernes Santo inusual, no por la lluvia, que en otras ocasiones nos acompañó en un día tan especial para nuestra corporación, pero por las circunstancias actuales, ni siquiera podemos celebrar el acto penitencial, reunidos íntimamente en nuestra Sede Canónica frente a nuestros titulares.


Este Viernes Santo, día tan especial para nuestra corporación, también nos vamos a revestir con nuestro hábito, no lo dudéis, hábito interior que llevamos los restantes 364 días del año, sabiendo que nuestros sagrados titulares nos acompañan siempre en nuestras vidas. Sigue habiendo esta Semana Santa hábitos por las calles, hospitales etc., son los hábitos verdes de los servicios sanitarios, azules de la Policía, verdes de la Guardia Civil, naranjas de Protección Civil, etc, que velan por todos y cada uno de nosotros. Recemos por ellos y por todos los que sufren esta pandemia y por sus familias.


El próximo mes de junio termina la segunda legislatura de esta junta de gobierno, y de este hermano mayor que os escribe. Me hubiese gustado despedirme de vosotros en otras circunstancias, unidos como siempre en comunión en nuestra función principal y estación de penitencia, pero nuestro Salvador así lo ha querido, y tenemos que aceptarlo con fuerza, fe y esperanza, y no dudéis que siempre estará a vuestro lado con su Madre, acompañándonos en nuestra vida. En circunstancias tan adversas, las personas tenemos que aflorar lo mejor de nosotros mismos para ofrecerlo a los demás. Ha sido un honor teneros como hermanos estos ocho años, siempre he recibido muchísimo mas de cada uno de vosotros de lo que yo pueda haber aportado.

Fernando J. Díaz. Hermano mayor de Santo Entierro


Llega el Sábado Santo y haremos estación de penitencia acompañando a nuestros titulares de forma espiritual. El Señor nos pone esta prueba en nuestras vidas personales y como sociedad, si bien esta situación nos roba unos momentos de hermandad irrecuperables.


Perderemos este año el orgullo de mostrar a Cádiz nuestro rigor penitencial, nuestro compromiso, nuestros bellos pasos siempre preparados desde el mayor cariño. Perderemos la posibilidad de mostrar la serenidad dormida de Nuestro Yacente, la pureza de nuestra Virgen de la Soledad y, sobre todo, la oportunidad de evangelizar con nuestro principal acto de culto externo.


Debemos tener presentes que nuestra hermandad seguirá muy viva durante todo el año porque nuestros titulares nos acompañarán a cada paso, cada gesto. En cada campaña de solidaridad estarán Nuestro Señor del Santo Entierro y Nuestra Señora de la Soledad, en cada cita formativa, en cada convivencia y en cualquier momento en el que se actúe por y para Ellos.


Esta situación es una oportunidad para poner de nuevo al Señor en el centro de nuestras vidas para que seamos capaces de centrarnos en lo principal y no en lo accesorio. Se ha demostrado que el hombre es muy débil y que esta sociedad se ha apartado de Dios y ha puesto al hombre en medio de todo olvidando a Cristo.


Superaremos esta situación, pero pidámosle esto al Señor Yacente del Santo Entierro. Él está deseando escucharnos y reconfortarnos; pidamos también la mediación de Nuestra Madre de la Soledad para que interceda ante la única Verdad. Mi recuerdo y reconocimiento para tantos hermanos y devotos que nos ayudan en esta travesía desde la ilusión y el esfuerzo; mi abrazo espiritual para la junta de gobierno, los capataces, cargadores y acólitos, siempre al servicio de sus titulares y de esta corporación.


Os animo a seguir a través de nuestras redes sociales los actos que la hermandad está desarrollando esta Semana Santa y que tendrán su momento álgido este Sábado Santo tan diferente, pero en comunión, en verdadera hermandad. Pidamos como siempre por nuestros hermanos difuntos, por las intenciones particulares, por nuestras familias y por la cofradía. Pidamos, cómo no especialmente, para que salgamos de esta pandemia que nos castiga y está provocando tanto llanto y dolor.







Share:

0 comentarios