El martes más amargo para los rocieros gaditanos (Diario de Cádiz)


El Simpecado y el guión de El Rocío de Cádiz, en su capilla de San José LOURDES DE VICENTE

Lee la noticia en Diario de Cádiz aquí

PABLO DURIO. No había carreta en la puerta de San José, ni sombreros cordobeses cruzando la Avenida, ni tampoco mujeres vestidas de flamenca Plocia arriba y Sopranis abajo. Hoy es el martes previo a Pentecostés, que este año se ha convertido en el martes más amargo para los rocieros de Cádiz. Hoy era el día fijado para que la hermandad pusiera rumbo a Almonte en la anual romería para reencontrarse a los pies de la Virgen del Rocío. Pero el coronavirus truncó este multitudinario culto, como mandó al traste también la Semana Santa y como está ocurriendo con las procesiones de Gloria.

La hermana mayor del Rocío de Cádiz, María del Mar Chouza, no escondía esta mañana el pesar que reinaba entre los hermanos en un día que habitualmente es de fiesta, de emociones y de ilusiones. "Estamos muy mal, no lo puedo negar. Es un día muy señalado para nosotros", confesaba Chouza, que sin embargo se aferra a "seguir para adelante y contar 362 días para que llegue un nuevo Pentecostés".


El camino hasta Almonte lo ha sustituido este año la corporación por una campaña de recogida de alimentos y donativos con la que quieren colaborar con aquellos que más lo necesitan en esta crisis que va a dejar el coronavirus tras de sí. Para ello han puesto a disposición de los donantes la cuenta bancaria de la hermandad y también su sede social de la calle García Gamero, que abre los miércoles y jueves de ocho de la tarde a diez de la noche para recibir los alimentos o donativos que lleguen.

Además, el sábado podrán reunirse los rocieros gaditanos en la celebración de la Sabatina de cada último sábado de mes en San José, y el para domingo ha convocado también la hermandad el rezo del rosario ante el Simpecado, que este martes lucía tras la reja de su capilla y no sobre la carreta recorriendo la ciudad camino de Bajo de Guía. "Será un modo de estar más unidos los hermanos, por lo menos", se conforma la hermana mayor. También tendrán oportunidad, los que quieran, de seguir el rezo del rosario que la hermandad Matriz de Almonte retransmitirá el domingo a las doce de la noche y al que Chouza adelanta que "estaremos todos enganchados".

Y a partir de ahí, mirar hacia el futuro esperando "poder ir pronto a verla a Ella, cuando pasemos de fase y permitan viajar a otras provincias". Días extraños, muy extraños, los que tienen por delante los rocieros hasta este próximo lunes, cuando la aldea de El Rocío amanezca sin multitudes, sin palmas, sin rezo y sin Virgen (que sigue en Almonte). Pero como dice María del Mar Chouza a todos los rocieros, "llegará otro Pentecostés y otra primavera y pasaremos las arenas para llegar a Sus plantas".
Visita a la Patrona
Hermanas del Rocío de Cádiz, a los pies de la Patrona este martes.


A pesar de que no ha habido romería y de que el Simpecado este martes estaba en su capilla de la parroquia de San José, la hermandad de El Rocío no ha querido faltar a su anual cita con la Virgen del Rosario, Patrona de la ciudad, hasta cuyas plantas acude cada martes previo a Pentecostés para realizar una ofrenda floral y pedir por un buen camino.

Una representación de la hermandad encabezada por María del Mar Chouza han acudido a Santo Domingo, que desde hoy presenta a la Patrona a los pies del altar mayor, y ha depositado la ofrenda. No hay Rocío este año, pero no ha faltado la visita a la Patrona.

Share:

0 comentarios