La tribuna cofrade: Las manos de Mayor Dolor (Diario de Cádiz)

La Virgen del Mayor Dolor de Buena Muerte. Y a la derecha, San Francisco de Luis Salvador Carmona JESÚS MARÍN


Lee la noticia en Diario de Cádiz aquí

·Insisten en la atribuación de la Dolorosa de Buena Muerte a Luis Salvador Carmona

·Las glorias no tendrán cartel ni pregón al no haber procesiones

·Hoy debería salir María Auxiliadora

PABLO DURIO. Buena Muerte tiene la gran suerte de ser una cofradía con dos imágenes de valiosísima factura. Hablar del Crucificado es perderse en elogios, siendo muchos los que llevan lustros intentando descifrar las incógnitas de una talla tan perfecta en todos los sentidos. Pero la Virgen del Mayor Dolor no se queda atrás, siendo una de las Dolorosas más sobresalientes que procesionan en la Semana Santa de Cádiz.

Ni Uno ni Otra han sido atribuidos hasta ahora. Numerosas han sido a lo largo de los tiempos las teorías respecto al Crucificado, desde Alonso Cano a Martínez Montañés, y más recientemente a Bernini (teoría que sigue defendiendo con valentía, y argumentos, Antonio Álvarez del Pino). También han sido varios los nombres que se han relacionado con la Dolorosa de tez blanca; y uno de ellos ha vuelto a defenderse estos últimos días. Se trata del escultor vallisoletano Luis Salvador Carmona, uno de los grandes artistas del siglo XVIII.

El cofrade Luis Real ha sido el último en defender esta atribución, y lo hace comparando la Virgen del Mayor Dolor con el busto de un San Francisco que se conserva en el Museo de San Marcos, en León.

La semejanza entre ambas imágenes es palpable. Y esta atribución cobra fuerza teniendo en cuenta que este imaginero es el autor de la primitiva Virgen de la Amargura (que lamentablemente la hermandad de la Humildad sustituyó y que hoy en día es titular de la Vera–Cruz de Puerto Real) y también firmó la imagen de San Antonio de Padua que recibe culto en la parroquia de San Agustín.

Por tanto, cobra fuerza el nombre de Luis Salvador Carmona como autor de la Virgen del Mayor Dolor, disputándose la ‘paternidad’ con autores tan variopintos como los italianos Maragliano o Giscardi o los levantinos Ignacio Vergara o Blas Molner. El misterio sobre las manos que hicieron posible a esta Dolorosa, por tanto, sigue en el aire.

El pleno
Pleno de hermanos mayores en la sede del Consejo
Sevilla celebra esta semana un pleno de hermanos mayores que se antoja fundamental para resolver la cuestión económica de las cofradías y de los abonados de la carrera oficial. Málaga ha convocado también su reunión de responsables cofradieros para los próximos días. Y en Cádiz aún se desconoce cuándo va a convocar el Consejo a los 36 hermanos mayores para analizar la situación producida desde que el 14 de marzo quedó interrumpida toda actividad (incluido Cuaresma y Semana Santa, que parece poco). El Consejo busca sede para celebrar esta reunión, ya que en Cobos es imposible cumplir con las normas de distanciamiento social; y mientras pasan los días, la importancia de la convocatoria se va diluyendo, ya que pese al supuesto acuerdo común de esperar al pleno prácticamente todas las cofradías han cerrado ya sus acuerdos particulares con cereros y bandas (cosa que, por otra parte, era del todo lógico, pese a la insistencia de algunos hermanos mayores en que se adoptara una decisión común en el pleno respecto a estos contratos particulares).
Las glorias
Imagen de la procesión de María Auxiliadora. / LOURDES DE VICENTE

Se produjo esta semana lo que estaba cantado: no habrá pregón ni cartel para anunciar las glorias. Entre otras cosas, porque nada ha habido que anunciar hasta ahora, y cada vez parece más claro que nada habrá que anunciar en los próximos meses porque nada va a salir a las calles de la ciudad. Sin ir más lejos, esta tarde debía recorrer las calles de extramuros María Auxiliadora (con Domingo Savio y El Bosco delante), al igual que el pasado sábado debió recorrer el centro la Virgen de los Desamparados. La situación de estas hermandades es más dolorosa, si cabe, porque las procesiones se están suspendiendo al mismo tiempo que empieza a retomarse la normalidad en el día a día de la ciudad.
La revista

Hablando de las hermandades de Gloria, hay que destacar la publicación que esta semana editaba el Consejo en formato digital. La revista es más que interesante y cumple a la perfección el objetivo que debiera tener una publicación de este tipo: divulgar, dar a conocer y poner en valor lo que son, lo que tienen y lo que han sido las corporaciones letíficas de la ciudad. La historia de la Virgen del Amor Hermoso o del Rocío, o los apuntes históricos de Juan Carlos Romero, Carlos Maura, Juan Zamanillo o Rafael Altamirano hacen de la revista toda una recomendación. Lástima que no vaya a editarse en papel este número, porque a la revista sólo le falta una cosa: cambiar de nombre (algo que, por cierto, dijo el Consejo que haría hace ya unos años).

Artesanos
Las manos de un tallista (Manuel Oliva) trabajando con la madera, en una imagen de archivo. / ROMÁN RÍOS (San Fernando)
Más allá de las reivindicaciones puntuales en estos difíciles tiempos que han sobrevenido de un portazo, el hecho de que los artesanos de la provincia que tienen vinculación con el arte religioso se hayan unido en asociación es una muy buena noticia. A buen seguro esta entidad que está dando sus primeros pasos servirá para poner en valor todo lo bueno que se hace en Cádiz y que quizá hasta ahora pasara más desapercibido frente a otros lugares que se promocionan mejor. La provincia tiene tallistas, imagineros, bordadores, orfebres e incluso cereros de sobrada y contrastada calidad. Ya iba siendo hora de que se les diera también su sitio.

EL DETALLE. El guiño ‘vintage’ de la Sentencia
El Señor de la Sentencia


La reapertura de las iglesias y el reencuentro de los devotos con sus imágenes ha sido una ocasión muy especial para las hermandades, que han puesto bastante trabajo y cariño para ello. Entre otros muchos detalles que se han visto estos días, es curioso el guiño vintage de la cofradía de Sentencia, que ha estrenado una túnica de color blanco para el Señor basada en la que lucía en sus salidas procesionales de los años 60, antes de que se modificará por la morada o granate que suele vestir cada Miércoles Santo. Como recuerdo de esa prenda estaba el mosaico de la puerta de la Merced. Curioso.

Share:

0 comentarios