Julio entre cuatro paredes (Diario de Cádiz)


Lee la noticia en Diario de Cádiz aquí

·Este martes día 7 comienzan los cultos más atípicos del Carmen

·No habrá procesión de la Virgen el día 16 y habrá novena por la mañana y por la tarde



PABLO DURIO. La Alameda tan cerca y, a la vez, tan lejos para la Virgen del Carmen. La imagen que llena de contenido el mes de julio y de gente en las calles la tarde del 16 se enfrenta este año a su fiesta más atípica de las últimas décadas. Las consecuencias de la epidemia del coronavirus han recluido los cultos anuales de la Virgen del Carmen entre las cuatro paredes de la iglesia de la Alameda, abierta a diario durante este mes y que mañana comienza la novena, que sí se puede celebrar.

Los cultos de este año se celebrarán por partida doble. Por la mañana, a partir de las once, y por la tarde, desde las siete. La decisión la han tomado de manera conjunta la cofradía, los padres carmelitas y la orden seglar ante las limitaciones de aforo impuestas por las medidas sanitarias derivadas del Covid–19, con el objetivo de dar cabida en la iglesia al mayor número posible de personas. Además, para estos días de cultos se han retirado los bancos y se han colocado en su lugar sillas, con la intención de ampliar al máximo posible el aforo en el interior del templo con la debida separación entre los asistentes.

El carmelita Francisco Antonio Gutiérrez será el encargado de presidir todos los cultos, los de la mañana y los de la tarde, repitiendo la predicación que ya le correspondió el pasado año, cuando se incorporaba como director espiritual de la hermandad. Y cada uno de los días corresponderá a un grupo distinto la participación, procurándose también que haya acompañamiento musical a pesar de las limitaciones impuestas a los coros en este tiempo.

La doble novena se sucederá hasta el día 15 de julio, cuando a las ocho de la tarde celebre la hermandad su función principal. Poco después, a las doce de esa noche (ya día 16) la hermandad ha decidido mantener también el acto de felicitación a la Virgen, que este año correrá a cargo de un hermano, profesional sanitario del Puerta del Mar (Pablo Jaime Castellano) como homenaje que la cofradía quiere rendir a todos los médicos, enfermeros y personal de los hospitales y centros de salud por la labor realizada en los meses más difíciles de la epidemia.

El 16 de julio confinado este año, sin procesión por las calles, servirá para que los cofrades carmelitanos apliquen solemne misa funeral por todos los fallecidos víctimas del coronavirus; una función solemne que presidirá el obispo diocesano, Rafael Zornoza, a la hora a la que tendría que estar saliendo el cortejo a la Alameda (las ocho de la tarde). Previamente, se mantendrá la misa del día del Carmen a las doce del mediodía.

Y estos cultos enclaustrados culminarán el día 22 de julio con la misa solemne de aniversario –el número 13 ya– de la coronación de la Virgen, habiéndose suspendido también la procesión claustral que tras la eucaristía protagonizaba la Virgen de regreso al altar mayor.

Allí, en el altar mayor, estará la imagen todo este mes de julio, en una disposición poco habitual con la que la cofradía ha querido acercar su titular a los hermanos y devotos en este año en el que pisar la calle no será posible, reduciendo la intensidad del julio carmelitano a las cuatro paredes de la iglesia de la Alameda.
Una ‘carmelitana’ como recuerdo de los cultos

La cofradía del Carmen ha anunciado la expedición este año de lo que ha denominado la ‘carmelitana’, un documento que simbolizará la participación de los hermanos y devotos en los cultos del mes de julio y por el que se solicitará un donativo totalmente voluntario para sufragar los cultos y para el sostenimiento de la hermandad y de su obra social.

La Carmelitana confeccionada por la hermandad para los cultos de 2020La Carmelitana confeccionada por la hermandad para los cultos de 2020
La Carmelitana confeccionada por la hermandad para los cultos de 2020
Esta ‘carmelitana’ –cuyo nombre recuerda a la credencial que otorgan a los peregrinos en Santiago de Compostela– está ilustrada con una pintura que para la ocasión ha realizado Iván Aragón, un hermano del Carmen, y que representa a la Virgen con el Niño.

Esta acción se suma a la campaña de recogida de alimentos que la hermandad mantendrá abierta todo el mes de julio para colaborar, a través de Cáritas, con las familias más necesitadas de la feligresía del Carmen y del barrio del Mentidero. Además de los productos básicos más solicitados (café, aceite, azúcar, cacao en polvo, pañales o productos de higiene) también se pueden entregar donaciones en metálico.

Share:

0 comentarios