La Tribuna Cofrade: Con C de Caridad (Diario de Cádiz)

Lee la noticia en Diario de Cádiz aquí

·Es hora de que las hermandades contemplen y trabajen en un proyecto social de calado que puedan asumir en conjunto

·Sentencia presenta los bocetos de sus futuros retablos



El grupo de hermanas bordadoras del Perdón confecciona las mascarillas solidarias, en una de las últimas acciones llevadas a cabo por el mundo de las cofradías
PABLO DURIO. Que la normativa diocesana trajo a la realidad de las hermandades, logro que hay que apuntarle al obispo Ceballos, es que se introdujo como obligatorio la vocalía de Caridad en las hermandades. Eso no significa, ni mucho menos, que hasta la aprobación de la norma en 2001 no se hiciera nada en el apartado caritativo, que ha estado vinculado al gen cofradiero desde la fundación de las primeras hermandades hace ya, cuanto menos, casi cinco siglos. Pero aquella novedad y la incorporación de una persona a las juntas de gobierno que específicamente trabajaba el área de Caridad ha hecho agrandar la preocupación por esta realidad en el mundo de las hermandades. Por eso, y porque las cofradías gaditanas están compuestas por gaditanos –no por marcianos, como algunas veces quieren hacer ver algunos– que sufren como el resto los embistes de las crisis y los achaques de las epidemias.

Las vocalías de Caridad son hoy una de las áreas más activas de las hermandades. Raro es el día en que no haya activa alguna campaña por parte de una hermandad, raro es el acto que se organice que no busque recaudar fondos para la bolsa de caridad y rara es la cofradía que se ha cruzado de brazos en estos últimos meses.

En este impulso caritativo también hay que incorporar al Consejo de Hermandades, que en este mandato de Juan Carlos Jurado está potenciando la actividad caritativa y las acciones sociales, y que esta semana ha tenido la delicadeza de saltarse el calendario habitual del fondo de solidaridad y adelantar las ayudas para seguir colaborando con los más afectados por la epidemia del coronavirus.

Es llegados a este punto donde tanta acción social se está desarrollando, cuando cabe preguntarse si no es hora de que las hermandades en conjunto asuman una acción social conjunta que sea de calado y que beneficie a todas las personas a las que se pueda llegar. Un economato, por ejemplo, que en varias ocasiones ha intentado poner en marcha Cáritas y que contaría con voluntarios suficientes (37 cofradías forman ya el Consejo, 36 con esa suspensión eterna que padece el Santo Ángel) para su gestión y atención. O una bolsa asistencial como la que en su día realizó Las Penas y que quizá alcanzó demasiado calado para las posibilidades de una única hermandad.

Es posible que en estos tiempos sea necesario un mayor esfuerzo de las hermandades, y pasar de reunir un fondo común para ayudar a terceros a hacerlo para gestionar un fin común las propias hermandades; y canalizar las múltiples campañas con múltiples destinos a esa acción solidaria común que exigiría no sólo una caridad en términos económicos, sino una caridad de tiempo y de colaboración humana donde los cofrades gaditano pueden no tener límites.

Nuevos retablos para Sentencia
Boceto del retablo del Señor de la Sentencia




Boceto del futuro retablo de la Virgen del Buen Fin

En Sentencia han puesto la velocidad de crucero hacia un engrandecimiento de la hermandad que se está realizando con ilusión y decisión. El pasado viernes el cabildo de hermanos autorizó la compra del nuevo local donde se almacena el paso de misterio y parte de los enseres procesionales en la plaza de la Merced; una buena operación que se hace con la empresa municipal de Procasa. Y por si fuera poco, los hermanos conocieron cómo avanza el proyecto de dotar de retablos a las dos imágenes titulares. Este capítulo ya fue presentado en cabildo el pasado año, dando los hermanos luz verde a su ejecución. Ahora se han conocido los diseños de los retablos que albergarán, por separado, a las imágenes del Señor de la Sentencia y de la Virgen del Buen Fin.

El Señor se mantendrá en el mismo espacio que ocupa ahora, mientras que la Dolorosa pasará al testero situado a la derecha del retablo cristífero, frente a la puerta de acceso a la sacristía, en el crucero de la iglesia.

Este ambicioso proyecto seguirá ahora su recorrido en la madera y posterior policromía y montaje en la Merced, una iglesia cuya belleza artística y patrimonial fue robada en los dichosos incendios que no contempla la memoria.

Los altares de Sentencia se sumarán al del Resucitado, al de Borriquita o al de la Cena, o al que quieren hacer también en El Huerto para la mejor presentación posible al culto diario de sus imágenes titulares.

Patrimonio
Las manos de un tallista (Manuel Oliva) trabajando con la madera, en una imagen de archivo. / ROMÁN RÍOS (San Fernando)

El que van a intentar salvar, conservar y restaurar muchas hermandades que han formalizado la solicitud a la convocatoria de subvenciones abiertas por la Junta. El plazo finalizó el pasado miércoles, y entre las cofradías gaditanas que optan a alguna ayuda económica (en el caso de restauraciones hasta un 80% como máximo del proyecto, con un límite de 30.000 euros) están Vera–Cruz, que pretende restaurar su capilla, Expiración, Penas, el Carmen, Nazareno o Sentencia. En otros casos la solicitud no se pudo hacer efectiva por diversos problemas burocráticos. Una lástima. Ahora toca esperar la resolución, esperemos que Cádiz sea beneficiaria de una parte de esa subvención al patrimonio cofrade.

Santa Cruz
Altar de cultos de la cofradía de Sanidad en Santa Cruz / FITO CARRETO

La Catedral Vieja ha sido la primera, que se sepa, en lanzar un SOS de ayuda tras el recorte económico que ha padecido por la ausencia de misas durante el estado de alarma y la cancelación de bodas, bautizos, comuniones o funerales en una iglesia que es muy requerida para estas celebraciones. Y en el escrito que ha dirigido el párroco, Rafael Fernández, a sus feligreses se pone de manifiesto que junto a esos cepillos de misas y sacramentos, “la única fuente de ingresos de la parroquia” son las aportaciones de las cuatro cofradías que allí radican. Las cofradías son también un pulmón económico –en mayor o menor medida, cierto es– en el sostenimientos de los templos y parroquias, a diferencia de otros grupos. ¿Será el momento, a raíz de esta crisis, de plantear la llegada de una quinta hermandad a la Catedral Vieja?
Música
El paso del Cristo de la Expiración al salir de San Lorenzo. / J.MS.R.
Sigue el baile de bandas en el acompañamiento musical de las hermandades, que después del disgusto que en muchos casos ha habido con los contratos de la Semana Santa suspendida de 2020 ya han firmado nuevos compromisos para 2021. La última incorporación es la de la agrupación musical del Despojado de Jaén, que vendrá –ojalá, porque será señal de que hay Semana Santa– el Viernes Santo del próximo año a Cádiz para acompañar al Cristo de la Expiración. Posiblemente, además, desde la Castrense tras la rehabilitación del templo.


Share:

0 comentarios