Entrada destacada

A Fondo con... Columna este jueves 26 a las 20:00 horas

 Falta muy poco para el estreno de nuestro segundo reportaje A Fondo... tras el que realizamos a la hermandad de las Siete Palabras y que p...

Elisa Montero, hna. mayor de Expiración: 'Tenemos esperanza en que en 2021 podamos salir y hacerlo desde la Castrense'


Elisa Montero ante la Virgen de la Victoria
El próximo viernes 26 de septiembre la Cofradía de la Expiración celebrará su Cabildo de Elecciones. La actual junta de gobierno, liderada por Elisa Montero se perfila como la única candidatura para dirigir la hermandad durante otros cuatro años. Hasta el 6 de septiembre está abierto el plazo para presentar candidaturas, aunque Montero no espera que surja alguna otra propuesta: "llevar una cofradía es complicado, hace falta mucha dedicación y dar el paso no es fácil". La actual junta de gobierno repetirá casi al completo, "solo habrá algunos cambios puntuales" indica esta gaditana profesora de Matemáticas en el colegio Argantonio que como ella misma dice "nació en la Expiración".

Hija de Manuel Montero que fue hermano mayor de Expiración en una primera etapa de tres años, entre 1987 y 1990, y posteriormente durante trece años (entre 1995 y 2008). Manuel Montero ha sido siempre un referente de la Semana Santa de Cádiz, con un trabajo y dedicación que trascendió mucho más de su propia cofradía para ser una referencia de peso dentro del mundo cofrade gaditano.

Su hija Elisa lleva quince años dentro de la junta de Gobierno de su cofradía, desde hace cuatro años como hermana mayor. Con ella su hermana Mónica, como tesorera, y su madre como camarista de la Virgen de la Victoria no dejan ninguna duda de la vinculación de los Montero con el Cristo de la Expiración y la Virgen de la Victoria. "Mi padre le entregó su vida a la cofradía y espero que esté orgulloso de mi trabajo".

En 2015 dimitía el entonces hermano mayor Vicente Rodríguez y la gran mayoría de su junta de gobierno, de las que solo permaneció Elisa. Le sucedió por un año Manuel Fernández Vargas, hasta que en 2016 se convocó un nuevo cabaildo de elecciones saliendo elegida la Junta de Gobierno encabezada por Elisa Montero.

En cuanto al mandato que ahora expira, Elisa Montero se muestra satisfecha: "Hemos conseguido culminar todos los proyectos que nos habíamos planteado. Hemos trabajado bien y somos un equipo compacto. Estoy muy orgullosa tanto de los miembros de la junta de gobierno como de los colaboradores que están en un segundo plano pero que sin su implicación no podríamos funcionar y también de los niños de la cofradía", y es que la implicación de los niños y jóvenes de la Expiración con la cofradía no pasa inadvertida para nadie.
Paso del Cristo de la Expiración el Viernes Santo de 2019

El principal objetivo que se había planteado el equipo de Elisa Montero era la restauración del Cristo, y de inmediato se pusieron manos a la obra: "Salimos elegidos en octubre de 2016 y en diciembre ya habíamos convocado un cabildo para aprobar la restauración". En 2019 se culminó el proyecto de restauración de manera muy exitosa. Otro de los proyectos que se fijaron como meta era el de dotar a la cofradía de una casa de hermandad en la que cupieran los pasos y todos los enseres de la hermandad. El 27 de diciembre de 2018 se inauguraba la nueva casa de hermandad,

En este punto se hace obligada la pregunta sobre la Castrense: ¿Cuándo volverá la Expiración a su templo? Elisa Montero se muestra optimista a la vez que cauta: "se plantea para 2021. Las obras van dentro de plazo y si se cumplen volveríamos en 2021", aunque se apresura a apuntar que "todo esto dependiendo de cómo vaya todo en estos meses. Si hay más confinamientos o la epidemia se agrava quizá todo se retrase". En cuanto a la posibilidad de que el próximo Viernes Santo la Expiración pueda salir desde la Castrense, la actual hermana mayor abre la posibilidad de que así sea, aunque tampoco lo afirma de forma categórica: "A día de hoy no sé si podremos salir de nuestro templo. Nos gustaría porque desde 2016 no lo hacemos, pero es pronto para saberlo".

Otro de los puntos de los que Montero se muestra satisfecha es el referente a la conmemoración del  75 aniversario de la cofradía el pasado año 2019: "no fue solo la salida extraordinaria, si no el año entero, los actos, el libro, el documental que se estrenó en los cines.  Al profundizar en la historia del Cristo se han descubierto cosas que no sabíamos. Por supuesto el acto más llamativo fue la salida extraordinaria, pero todo el año estuvimos realizando actividades".



 Con la satisfacción del deber cumplido, Elisa Montero se marca las metas para su segundo mandato si los hermanos eligen su propuesta: "En estos cuatro años queremos seguir en la linea que llevamos y poner en marcha un proyecto que nos ilusiona mucho: el techo del palio de la Virgen de la Victoria. Queremos enriquecerlo manteniendo los mismos bordados pero con un terciopelo nuevo y unos dibujos y diseños nuevo. Los bordados los mantendríamos porque son de las trinitarias de Málaga y tienen mucho valor. Se cambiaría tanto el centro del techo del palio como las bambalinas".

En cuanto a los plazos, Eli Montero aclara que se haría por fases pero que para el próximo Viernes Santo el impresionante palio de la Virgen de la Victoria podría estrenar la bambalina delantera. "Nuestra idea -indica la hermana mayor- es convocar un pleno tan pronto como sea posible para poner este proyecto en marcha".

Y es que Elisa Montero tiene claro que hay que trabajar pensando en que en la Semana Santa de 2021 se podrá salir a la calle: "desde hace unas semanas ya tenemos una banda para el Cristo que sustituirá a Lágrimas de San Fernando (Jesús Despojado de Jaén). De momento tenemos un precontrato con ellos a la espera de que los hermanos se pronuncien sobre si quieren que sigamos como junta de gobierno para oficializar el acuerdo".

Elisa Montero se muestra en línea con Pablo Chaves, hermano mayor de Las Angustias que en una entrevista a www.SemanaSantaCadiz.com apostaba por no rendirse y buscar alternativas para la Semana Santa de 2021. "Yo estoy en esa linea. Es probable que no tengamos una Semana Santa como la de siempre, pero se debería trabajar por hacer algo extraordinario siguiendo las medidas sanitarias y hacer manifestación pública de fe". Como propuestas apunta "organizar algo para septiembre, cuando se supone que la crisis sanitaria haya remitido al menos en parte, o hacer una exposición en la Catedral con traslados controlados". 

Virgen de la Victoria el Viernes Santo de 2019
"Ni la Semana Santa ni las cofradías pueden permitirse un año como éste -señala Montero-. Ha sido muy duro no salir y que encima los templos estén cerrados y que el día de la salida no hayamos podido ni siquiera estar junto a nuestros titulares. En el peor de los casos, espero que en 2021 pueda al menos haber misas y oficios que permitan a los fieles estar cerca de sus titulares".

Septiembre está marcado en la agenda de los Consejos de Andalucía para empezar a definir cómo será la Semana Santa de 2021. Elisa Monterio tiene claro las prioridades para la inminente toma de contacto que tendrá el Consejo de Hermandades y Cofradías de Cádiz con las cofradías de la ciudad: "Lo primero es tener unidad entre las cofradías de Cádiz. Con que una sola se desentienda mal empezamos. Tiene que haber unidad y decidir todas lo mismo y anunciarlo en el mismo momento. El Consejo tiene que conseguir esto. Una vez que en Cádiz se logre esa unidad  hay que conseguir alcanzarla en Andalucía entera e ir todas las ciudades a una".


Además de lo que respecta a los sentimientos religiosos y de fe, el que las hermandades no hayan podido salir en 2020 conlleva consecuencias económicas y en la Expiración no han sido ajenos a ellas. Montero señala que "el no salir te toca la economía bastante, no hemos tenido la subvención de las sillas y la del ayuntamiento no ha sido completa. Nos ha cubierto el gasto de cera, y nos ha ayudado mucho pero no hemos ingresado lo mismo que otros años. Hay otros gastos que se pagan con los controles de salida y la cuota la hemos devuelto a los que lo han solicitado, que no han sido pocos, y lo entiendo. Hay hermanos que lo están pasando muy mal y el control de salida es una cantidad importante para ellos.  El dinero correspondiente al control de salida que los hermanos no han reclamado se ha destinado íntegramente a caridad".

Una vez más vuelve a parecer la caridad como ese aspecto de las hermandades desconocido por muchos: "Las cofradías no hacemos publicidad de lo que hacemos en materia de caridad. Forma parte de nuestra esencia no publicar la ayuda que proporcionamos a los necesitados. Quizá sería bueno que la sociedad lo sepa. Una cofradía no es solo sacar un paso en Semana Santa y muchas personas que lo necesitan nos tienen cada día para poder comer. También me gusta recordar la cantidad de gremios que dependen de la Semana Santa como los cereros, los orfebres, o los floristas". Expiración colabora habitualmente con Caritas tanto en su día a día como en las campañas puntuales que realizan.

A día de hoy la Cofradía de la Expiración cuenta con unos 750 hermanos. El cortejo lo forman unos 200 penitentes, 40 mantillas y los cargadores que son todos hermanos.










Share:

0 comentarios