La Tribuna Cofrade | El culto mariano del Covid (Diario de Cádiz)






  • La pandemia ha propiciado que muchas dolorosas presidan sus cultos en el altar mayor al suspenderse los besamanos a las imágenes
  • Es aventurado que el presidente y vicepresidente de la Junta insistan en que habrá Semana Santa

Altar de los cultos que se celebran estos días en honor de la Virgen del Rosario del Perdón. JESÚS MARÍN



PABLO DURIO. El coronavirus que tanto está cambiando la vida y que tan privados de cosas tiene a todo el mundo –incluido a las cofradías y una de sus razones de ser, el culto público– está sirviendo estos meses casi sin querer para ensalzar en Cádiz la figura de la Virgen. La imposibilidad de salir a la calle y también de exponer a las imágenes en besamanos y besapiés ha traído consigo un efecto inesperado y a la vez muy destacable: las dolorosas de las hermandades gaditanas ocupan, en algunos casos por primera vez, el centro de atención de las iglesias durante los días en que se celebran sus cultos. Este año no hay vírgenes sobre el suelo a un lado del crucero de la iglesia, que en algunos casos ni se ven, casi. La ausencia de besamanos ha provocado que las mayordomías tiren de imaginación y doble ración de esfuerzo para levantar altares inéditos con motivo de los cultos marianos de septiembre y también de este octubre.

El último ejemplo lo tenemos estos días en Santa Cruz, cuyo altar mayor preside por primera vez la Virgen del Rosario en Sus Misterios Dolorosos del Perdón. En el altar mayor hemos visto también a lo largo del mes de septiembre a las Dolorosas de San Lorenzo (donde llamaron especialmente la atención las de Servitas y Descendimiento), a Angustias de Ecce-Homo en San Pablo o a Soledad de Vera-Cruz en San Francisco. La suspensión de los respectivos besamanos a estas imágenes las han elevado hasta el centro de atención de sus respectivas iglesias, elevando consigo el protagonismo de la Virgen en un mes tan mariano como septiembre con su extensión también a estos primeros días de octubre.

Cabe preguntarse, visto lo visto en las iglesias este año, si las cofradías se plantearán celebrar de esta forma los cultos a sus Dolorosas, con elegantes altares y presidiendo el altar mayor de sus iglesias cuando sea posible, y dejar las ceremonias de besamano para fechas distintas a las de los cultos (ya sea el fin de semana anterior o posterior a los cultos o de cara a una Cuaresma que cada vez pide más a gritos este tipo de ceremonias que ciertamente escasean las semanas previas al Domingo de Ramos).

La Junta de Andalucía
Juanma Moreno en la Palma el Lunes Santo de 2019.

Cada vez con más fuerza insisten los mandatarios andaluces en un mensaje de optimismo, que casi roza la euforia, respecto a la Semana Santa de 2021. Esta semana lo han vuelto a hacer tanto el presidente, Juanma Moreno, como el vicepresidente, Juan Marín. Ambos abogan por una Semana Santa con culto público y adoptando todas las medidas de seguridad que requiere la pandemia del coronavirus. El problema es que ninguno de los dos concreta cómo se hace eso, sobre todo porque todavía es muy pronto y arriesgado hablar de esta cuestión. Puso Moreno Bonilla como ejemplo la misa que el Gran Poder de Sevilla celebró hace unos días en la plaza de San Lorenzo, delante de su basílica, con el traslado del Señor en unas andas; pero extrapolar eso a la Semana Santa es un error, porque una cosa es una misa extraordinaria y otra una estación penitencial. En fin, que en la Junta parece que hay un optimismo exacerbado de cara a la Semana Santa. Los presidentes de los consejos aguardan, mientras tanto, a la reunión prevista para finales de este mes o principios de noviembre.

El Gran Poder
Misa celebrada el pasado 1 de octubre en Sevilla por el 400 aniversario del Gran Poder. / JUAN CARLOS MUÑOZ


La celebración de esta hermandad sacando a la imagen titular, uno de los grandes iconos devocionales de Andalucía, a la plaza de San Lorenzo para celebrar allí una misa es el modelo de culto público que ahora señala la Junta, y que ya ha tenido rápidos moldes como el de una hermandad de Córdoba (la de la Paz y Esperanza) que ha anunciado que el día 18 sacará a su imagen Dolorosa en parihuela a la plaza de Capuchinos para celebrar un rosario y posterior eucaristía.

Teniendo todo esto en cuenta, cabe preguntarse si realmente esta opción puede ser incluso necesaria para la celebración del 1 de noviembre en La Palma, donde las limitaciones del templo son más que evidentes para el desarrollo de la función votiva. ¿Puede plantear la cofradía de la Viña una misa del 1 de noviembre en la calle de La Palma, sacando para ello a la titular gloriosa, y permitir así la asistencia de un mayor número de hermanos y devotos?

La Patrona
Imágenes de la celebración del día de la Virgen del Rosario en la iglesia de Santo Domingo / LOURDES DE VICENTE

En Santo Domingo optaron el pasado 7 de octubre por dar la mayor apariencia posible de normalidad. Y por eso, la iglesia presentaba prácticamente el mismo aspecto durante la mañana que cualquier otro año. Destacable fue el protocolo de seguridad dispuesto por la archicofradía, que garantizó el cumplimiento de las medidas en todo momento. Pero sí cabe preguntarse si no hubiera sido mejor opción sacar a la Virgen del Rosario hasta el dintel de la iglesia para facilitar la contemplación y el acercamiento de tantos gaditanos (incluso celebrando la función votiva en el exterior, como por ejemplo hizo ese día Rota con su Patrona), o haber dejado el interior de Santo Domingo expedito de bancos y sillas para facilitar la movilidad y la entrada de los muchos devotos que guardaron cola para cumplir con la tradición del 7 de octubre.

El Ayuntamiento
Imágenes de la celebración del día de la Virgen del Rosario en la iglesia de Santo Domingo / LOURDES DE VICENTE

En diversas ocasiones hemos puesto de manifiesto la colaboración que el Ayuntamiento de Adelante Cádiz viene prestando al mundo de las hermandades. De eso no hay dudas hasta el momento. Pero lo que sí falta en el gobierno local es un mínimo de cariño público hacia el mundo cofrade. Volvió a no comparecer ni un solo concejal a la función votiva o en cualquier momento del día (como sí hace el alcalde, por ejemplo, con cada una de las cofradías de Semana Santa), negó la presencia de maceros para acompañar a los miembros de la Corporación que sí acudieron, no tuvo José María González un mínimo detalle, saludo o felicitación en las redes sociales por la fiesta que celebraba su ciudad. Y el colmo fue que precisamente el año que más falta hacía por las limitaciones de aforo y demás problemas derivados del coronavirus la televisión municipal optó por no retransmitir la función votiva, ni en directo ni en diferido; más suerte corrió esa tarde un gaditanísimo partido de fútbol entre el Chiclana y el San Roque. Vaya falta de tacto.

El pregón de Mera
Juan Mera, durante su pregón a la Virgen del Rosario. / LOURDES DE VICENTE


El nombramiento de Juan Mera como pregonero de la Virgen del Rosario puede entenderse como un merecido homenaje al trabajo que siempre desarrolla en beneficio de las cofradías. Lo mismo le da al profesor Mera vestirse de macero para solemnizar el 7 de octubre, que enfundarse la tohalla para recibir en San Juan de Dios el cortejo de alguna hermandad, dejarse la piel para que la ciudad vuelva a tener auto sacramental con motivo del Corpus, o hacer de cicerone para mostrar todo lo bueno que tiene esta ciudad a quien viene de fuera. Mera, además, es valiente y comprometido; basta con ver las fotografías de cómo dispuso el altar mayor de Santo Domingo con las autoridades sentadas como él –y muchos– piensan que debían disponerse también el Domingo de Pasión en el Falla. Enhorabuena, pregonero.
Cabildos

Ha ocurrido una polémica electoral en Jerez que al margen de sus motivos y consecuencias sí deja un extremo para reflexionar en Cádiz. Resulta que en esa diócesis vecina en los cabildos de elecciones se separan oportunamente los votos presenciales y los votos por correo, de modo que si –como ha ocurrido ahora en la hermandad del Prendimiento– se solicita la suspensión del voto por correo se pueda ofrecer el resultado del cabildo únicamente contando los votos presenciales. Esto en Cádiz sería imposible porque todos los votos, presenciales y por correo, van a la misma urna antes de abrirse. ¿Sería oportuno ‘copiar’ a Jerez?

Share:

0 comentarios