Las cofradías de Cádiz, a la espera de una decisión unánime que marque la Junta (La Voz de Cádiz)

Imagen del Nazareno, a su entrada por San Juan de Dios, en el Jueves Santo de 2019. - F. Jiménez


Lee la noticia en La Voz de Cádiz aquí 

  • Mientras se trabaja en distintas alternativas, la decisión sobre las salidas procesionales en Semana Santa genera más de un debate entre los cofrades

ANA MENDOZA. Las cofradías de Cádiz tienen ya sobre la mesa un complicado dilema. Alcanzado este tercer trimestre del año, se vuelve a plantear qué sucederá en 2021 con las salidas procesionales de Semana Santa si aún no existe vacuna contra el coronavirus. El Gobierno de la Junta de Andalucía, a través de su vicepresidente, Juan Marín, manifestaba en estos días su deseo porque se pueda volver a la normalidad con los tratamientos médicos y las cautelas que se están aplicando y que de esta forma las hermandades puedan volver a salir a la calle.

A su vez, el Ayuntamiento de Sevilla ya ha fijado una fecha límite para decidir sobre las procesiones. En el mes de diciembre evaluará las circunstancias sanitarias, aunque en cualquier caso, todo dependerá de lo que determine el Gobierno autonómico.

Por ese motivo a finales de este mes o principios de noviembre se producirá un encuentro entre la Junta y los responsables de los consejos de hermandades de todas las provincias andaluzas además del de Jerez. Recientemente hubo una primera toma de contacto pero será en esta próxima reunión cuando se estudien las posibilidades de cara a la Semana Santa de 2021.

La idea es adoptar una medida unánime en toda Andalucía contando con las alternativas que los diferentes representantes de las cofradías van a presentar en esa cita.

En esta cuestión trabaja desde septiembre la comisión de Semana Santa del Consejo Local de Cádiz tal y como ratifica su presidente, Juan Carlos Jurado. «Nosotros en principio estamos trabajando en las opciones que tenemos. No sabemos qué pasará en el futuro. Tenemos que plantearnos todos los escenarios, es decir, ver si se pueden celebrar las procesiones tal y como lo conocemos o no y fijar una serie de protocolos, al margen de los que ya existen que son de carácter general, pero entiendo que tiene que haber unas actuaciones particulares».

Desde Cádiz se es en parte reticente en cuanto a decidir sobre el desarrollo de la Semana Santa antes de que acabe este año y se incide en que será el Gobierno andaluz el que marque la pauta. El propio Jurado expone que «la fecha máxima como muy tarde sería a primeros de enero. Los posibles acoplamientos, si fuese una Semana Santa tradicional, están ya hechos. Pero si fuera de otra manera distinta, aún hay margen para actuar, dependiendo de cómo va la pandemia, que puede ser que vaya mejor o no. Y las cofradías tendrán que adaptarlo todo según como puedan y valoren».

Con las circunstancias actuales, dentro del pleno de hermanos mayores de Cádiz hay quienes se muestran más optimistas y quienes consideran que el problema tiene difícil solución. En ambos casos se pide prudencia y sensatez en un asunto que será muy debatido.


1. Benito Moya. Hermano mayor de Sentencia
El máximo responsable de la cofradía de Sentencia explica que «estamos a la espera del pleno de hermanos mayores y que nos informe el presidente sobre la reunión que mantuvieron los presientes de los consejos en Antequera y de la que habrá de nuevo próximamente con la Junta».

Mientras esto no sucede, Moya asegura que «a día de hoy seguimos trabajando dentro de las limitaciones en nuestro día a día de la cofradía. En diciembre tenemos previsto los Cultos a la Virgen del Buen Fin... Con respecto a la salida procesional, me imagino como el resto de hermandades de toda España, estamos a la espera de la evolución de la pandemia. A día de hoy no podemos tener cultos externos pero yo soy optimista y espero que mejore la situación. Todavía quedan muchos meses para la Semana Santa. Hay que esperar a fin de año para ir preparando la Cuaresma y salida procesional. Igualmente trabajamos en varias alternativas de los actos que preveemos tener el próximo año. Pero de momento paciencia, mucha ilusión y sabiendo que lo importante a día de hoy es la salud. Algún día se acabará esta pesadilla y volveremos a la normalidad».

2. Fernando Díaz. Hermano mayor del Santo Entierro
Díaz explica que «la ventaja con respecto a la última Semana Santa fue que todo pasó de golpe. Ahora sí disponemos de margen para estudiar el tema y no me parece mal que se vaya analizando. Igual es pronto para adoptar una medida porque habría que ver el escenario en que nos encontramos pero soy pesimista en cuanto a la celebración de salidas procesionales como las conocemos porque veo que se están evitando aglomeraciones y la Semana Santa en la calle atrae público, al margen de lo que supone cargar los pasos. Aunque sí que me parece bien que se analice ya y que los consejos locales vayan de la mano, que las autoridades marquen el ritmo y quiza es posible que a principios de enero sepamos qué va a pasar».

En cuanto a las opciones, Díaz se refiere a la posibilidad de que las imágenes vayan en parihuelas y asegura que «no habría gente debajo de un paso pero el problema es el público en la calle, que eso no lo puedes controlar. A lo mejor en la Carrera Oficial sí limitas el aforo pero ¿qué pasaría en otras calles? Aún así me quito el sombrero por el trabajo que se está haciendo por parte de todos y vamos a ver si en estos meses encontramos una formula de ver la mejor manera».

Una última circunstancia que apunta el hermano mayor de la cofradía del Santo Entierro es «el hecho de la decisión con el Carnaval con lo que es el Carnaval en Cádiz que eso no implica nada pero el escenario en que nos encontramos es muy similar al de esta última Semana Santa».

3. Ramón Sánchez Heredia. Hermano mayor de Ecce-Homo
El responsable de Ecce-Homo no se muestra muy convencido de las alternativas que hay. «Que los políticos anuncien que va a haber Semana Santa es una demagogia barata y populista. Mi cofradía sigue manteniendo su vida normal con la prioridad este año del aspecto espiritual. Nos vamos a centrar en los cultos de enero. El culto exterior, estaremos listos cuando se permita sin ningún tipo de riesgo de contagio. Pero en principio creemos muy difícil la vuelta a la normalidad. De hecho, la salida en pasos sería imposible dada la acumulación de hermanos dentro en las condiciones en que van».

Sobre el hecho de poder ver a los titulares en las calles, Sánchez Heredia coincide en que «la cofradía podría articularse con toda la seguridad del mundo pero el problema está en el publico que rodea las salidas procesionales, que eso no lo puede garantizar ninguna cofradía. Hay que darse cuenta de que estamos a menos de seis meses de la Semana Santa por tanto no hay tiempo literal como para que desaparezca esta pandemia tan inmediatamente».

Por último sugiere que «desde el ámbito civil tienen que valorar muchas cosas. Yo lo que pediría es que no se hiciera con esto ningún tipo de vanas ilusiones y se diga la verdad a los ciudadanos con las previsiones científicas que hay».

4. Manuel Mota. Hermano mayor del Nazareno del Amor
El responsable de la cofradía del Lunes Santo señala que «todavía es pronto para decidir o pensar que la Semana Santa próxima va a ser de una manera o de otra. Los cofrades, que estamos más que acostumbrados a superar todas las adversidades que se nos echan encima y esta es una más y grande, aún así, tenemos que tener la esperanza y pensar en positivo porque por mala que sea no será tan mala como la de 2020».

Mota añade que «Será distinta a como la conocemos pero hay que celebrar que podamos por lo menos celebrar los cultos que es lo más importante y estar junto a las imágenes y de alguna manera vernos.



De cara a lo que se pueda planificar asegura que «habrá que pensar en alternativas... Ya el otro día el Gran Poder hizo un adelanto de lo que algunos han pensado. Pero yo creo que es pronto todavía para poner en lo alto del tapete ideas aunque hay que tener un plan 'a' y un plan 'b'. El 'a' sería el más beneficioso para todos y el 'b' el más restrictivo y sobre esas circunstancias que estén girando alrededor nuestra poner las cartas en la mesa de una manera o de otra». El hermano mayor del Nazareno del Amor insiste en que «creo que aún es pronto para decidir lo que será la Semana Santa de 2021. Yo no lo veo diciembre, veo incluso esperar a enero o febrero y con ese avance tomar decisiones pero indudablemente la Semana Santa es la que es, la tenemos que pensar como es y sí tener esa alternativa, ese plan 'b', y en caso de que sea necesaria, la pongamos en uso.»


Share:

0 comentarios