Entrada destacada

A Fondo con... Columna este jueves 26 a las 20:00 horas

 Falta muy poco para el estreno de nuestro segundo reportaje A Fondo... tras el que realizamos a la hermandad de las Siete Palabras y que p...

LA TRIBUNA COFRADE El Nazareno más blanco (Diario de Cádiz)

  • Ya está de nuevo expuesto al culto la imagen del Nazareno del Amor, restaurado por Pilar Morillo y Álvaro Domínguez
  • El de la Patrona podría ser el besamano más antiguo de la historia
El Nazareno del Amor, este sábado en su parroquia.El Nazareno del Amor, este sábado en su parroquia.

El Nazareno del Amor, este sábado en su parroquia. JESÚS MARÍN

Lee la noticia en Diario de Cádiz aquí

PABLO DURIO. Otra imagen recuperada. Otra mueca en la pared de la trayectoria de Pilar Morillo y Álvaro Domínguez, el tándem que se ha convertido en médicos de cabecera de las hermandades por méritos propios, por un acierto tras otro, por un espectáculo tras otro de ver cómo las imágenes salen de su taller con los mejores brillos con los que en su día fueron concebidas. Ayer le llegó la hora al Nazareno del Amor, que ya luce impecable en San Francisco recibiendo las visitas y oraciones de un enorme número de devotos que suma esta talla popularmente conocida como Nazareno blanco por el color de la túnica que por estatutos tiene que lucir el Lunes Santo y que ahora luce aún más blanco por esa limpieza de la cara que se ha llevado a cabo durante la restauración.


Enorme la labor que las hermandades vienen realizando en el cuidado de sus imágenes, siendo cada vez más numerosas este tipo de intervenciones, necesarias para mantener en el tiempo elementos tan importantes como estas representaciones en madera del Señor y de la Virgen, a las que tantas personas se agarran en los momentos buenos y en los duros, a las que tantas vidas están apegadas, que tanta fe sostienen. El legado más importante de las cofradías, a buen recaudo en la actualidad con el celo que demuestran las juntas de gobierno y con trabajos tan acertados como los que hacen Pilar Morillo y Álvaro Domínguez.

Pentecostés
El Señor de la Paz de Borriquita, dispuesto ayer para celebrar la fiesta de Cristo Rey.


Este domingo se va a certificar lo que nunca hubiéramos pensado y, por supuesto, jamás habríamos querido contar: el año culminará sin ninguna procesión recorriendo las calles. Tuvimos algún traslado, algún vía crucis, la histórica estampa del Cristo de la Salud de Santiago en la calle… pero nada de procesiones. Ni una sola. Ni de Semana Santa, de triste recuerdo, ni de gloria. Este domingo debía contabilizar 2020 la última, la del Señor de la Paz de Borriquita por Cristo Rey; pero el año llega a la jornada de hoy sin sumar ninguna. Y, lo peor de todo, nadie sabe cuándo podremos vivir la primera.
Futuro

Se acaba hoy el año litúrgico. En estas fechas ya solía haber acuerdo de las cofradías para los horarios de la Semana Santa, sobre el vía crucis aún no hay nada decidido, los ensayos de cargadores siguen sin comenzar... El Consejo y las cofradías no tienen mucho más tiempo para mover ficha e ir definiendo cómo será el futuro más reciente que nos espera. Suerte.

Besamanos
La Virgen del Rosario, a los pies del altar mayor de Santo Domingo / LOURDES DE VICENTE

La publicación días atrás de la cofradía de Humildad sobre el besamano a sus titulares en 1940, de la que nos hacíamos eco en esta misma página, ha dado para mucho. Primero para conocer que antes de los titulares de Humildad ya se exponían en esta ceremonia imágenes como las del Ecce-Homo o la de Afligidos, ambas con certeza en 1939. Pero por encima de esto, llama la atención los besamanos anunciados (y rescatados ahora por Miguel Ángel González) de la Patrona. Ojo porque a raíz de los documentos que conserva González, que se remontan al año 1907, puede resultar que el primer besamano de la historia ya no sería el de la Macarena de Sevilla (en 1925) sino el de la Virgen del Rosario de Cádiz. Curioso, en cualquier caso, esta incursión por la historia de este tipo de ceremonias devotas que puede aportar todavía capítulos más que interesantes.
Historiadores

Al hilo de lo anterior, es más que conveniente poner de relieve el papel que juegan hoy jóvenes cofrades que son historiadores o que bucean en archivos y bibliotecas para, en definitiva, poner en valor las hermandades de Cádiz y su Semana Santa, y para regalar el por qué de muchas cosas que vemos en la actualidad y el devenir de otras tantas que se perdieron. Enorme trabajo que hoy realizan Carlos Maura, Miguel Ángel González, Joaquín Lamet y tantos otros que continuan la labor de veteranos como Lorenzo Alonso de la Sierra, Miguel Ángel Castellano, Juan Antonio Ramírez, Sánchez Peña, Miguel García o Jesús Sánchez Pavón, sin olvidar –imposible hacerlo– a los que ya no están y tan buena labor realizaron tiempo atrás. Qué importante es esta labor para la memoria e identidad de las cofradías.

Santa Cecilia
La Filarmónica de Conil, en su intervención en el pregón de la Semana Santa de 2019. / JULIO GONZÁLEZ

Hoy es el día de la patrona de la música. Esa música que el coronavirus también ha apagado por completo. Tuvieron las bandas gaditanas durante el verano un tímido intento de recuperar sus ensayos y volver a una cierta normalidad; pero el inicio de esta segunda ola de la pandemia ha vuelto a obligar a guardar los instrumentos en sus fundas y silenciar las notas. Mal asunto este parón cada vez más prolongado para las formaciones, tanto en el plano musical como también en el apartado económico que tanto depende y dependerá en los próximos meses de la generosidad que tengan las hermandades. Feliz día, en cualquier caso, a todos los músicos.

EL DETALLE. Un nuevo elemento en el altar
Mascarilla entre los elementos litúrgicos en una de las credencias del altar de La Cena por Cristo Rey

La nueva normalidad, lo llaman. Iglesias con dos personas en bancos que antes albergaban a cuatro o cinco (dependiendo de la anchura de las reposaderas), apertura de botes de gel interrumpiendo la misa después de la Consagración, para ir a comulgar con las manos desinfectadas, inclinación de cabeza sustituyendo el acto de estrechar las manos... y las mascarillas. La situación está tan normalizada en apenas unos meses, que estos elementos protectores ante el virus ocupan ya su lugar en los cultos, como esta mascarilla que puede verse en una de las credencias del altar de La Cena, como un elemento más de los necesarios para celebrar la misa.

Share:

0 comentarios