Descendimiento

 

Viernes Santo
Año de fundación: 1664
Casa de hermandad: Calle Hospital de Mujeres
Hermano mayor: Antonio Macías Geneiro
Capataces: Juan Pablo Estévez García
Nº de hermanos: 400
Nº de penitentes: 90
Nº de pasos: 1
Nº cargadores: 60 cargadores
Distancia total del recorrido: 2,48 kilómetros
Duración recorrido: 7 horas y 55 minutos
Tiempo de paso: 45 minutos
Acompañamiento musical: Capilla Musical Optima Matrium

Sede canónica 
Parroquia de San Lorenzo Mártir (Calle Sagasta). Comenzó a construirse en 1722 y las obras duraron cuatro años. La planta de la iglesia es de cruz latina, donde se encuentra la capilla del Pilar. La fachada principal se remata por un alto piñón. A la derecha de la portada destaca el mosaico de Afligidos, realizado en 1927 por Ruiz de Luna.

La devoción de un niño, llamado Miguel de Omaña, hizo que sus padres encargaran un paso de misterio que daría nombre a esta hermandad.
Historia
Fue tanto el paso del pueblo para verlo que tuvo que ser trasladado a la iglesia de Candelaria. A partir de este suceso, se erige en cofradía hacia 1668, llegando a tener capilla propia. La doble tarea del culto y caridad de la cofradía continuaba con altibajos en el siglo XVIII.

Le afectó las reformas de la Monarquía Ilustrada y del obispo José Escalzo. Hacia mitad del siglo XIX, volvió a tener un cierto auge, trasladándose en 1866 a la iglesia de Santo Domingo. El siglo XX supuso para esta cofradía un calvario y casi su desaparición en la primera mitad.

En la segunda mitad, gracias al trabajo desarrollado por los miembros que han pertenecido a sus juntas de gobierno, vuelve a resurgir. Del incendio sufrido en el convento de Santo Domingo en el año 1936 tan solo se salvó la mascarilla del Santísimo Cristo, que se conserva en la casa de hermandad.

Después de la Guerra Civil se recabó la devolución de las imágenes, ornamentos y enseres, encargándose la segunda imagen del Santísimo Cristo al escultor Bottaro, en 1943, y cinco años después deja de salir en procesión. El obispo Tomás Gutiérrez Díez decretó su traslado a la actual parroquia.

Salió en procesión del 1952 a 1955. Posteriormente en 1964 se reanudó la salida en Vía-Crucis portado el Cristo en hombros por los penitentes. La última reorganización fue la de 1969.

San Juan Evangelista y las tres Marías, son realizadas por el joven escultor y cofrade de la hermandad, Luis González Rey, que a la vez retoca los varones dándoles un carácter más valiente en su forma de ir en la cruz descendiendo a Nuestro Señor a los brazos de su Santísima Madre.


Santísimo Cristo del Descendimiento
La cofradía ha contado con numerosas tallas de Cristo, la primera, posiblemente del círculo de Pedro Roldán, se quemó en los sucesos de 1936. Tras esto se encarga una nueva imagen a José Bottaro, que será sustituida, finalmente, por la actual de Francisco Buiza Fernández, realizada en 1978.

Nuestra Señora de los Dolores
Obra de Francisco Buiza Fernández de 1978, junto a las de San Juan Evangelista y las Tres Marías (María Magdalena, María Salomé y María Cleofás), obras de Luis González Rey de entre 1991 y 1993. El misterio se completa con las tallas de los santos varones, José de Arimatea y Nicodemo, que subidos en escaleras hacen bajar el cuerpo sin vida de Cristo.


María Santísima en su Quinta Angustia
Es obra de la escuela valenciana del siglo XVIII, una imagen que ha sufrido numerosas restauraciones, como la realizada por Miguel Láinez Capote en 1940, o la de Luis González Rey en 2003 para crearle nuevo candelero y estructura sedente.



Paso procesional
El único paso que procesiona es de estilo barroco, de líneas rectas en planta, alzado y perfil, tallado en maderas oscuras por el gaditano Antonio Velázquez en 1979. Lleva aplicaciones de orfebrería plateada de los talleres de Viuda de Villarreal del mismo año. Se ilumina con cuatro faroles también tallados en maderas oscuras por Juan Carlos Marchante Pavón. Las cartelas son obra de Luis González Rey (2011).

Hábitos
Túnicas y capirotes negros con cordón beige.

Recorrido