Ecce Homo

 

Martes Santo
Año de fundación: En el siglo XVII y, después de extinguirse en 1677, fue reorganizada en el XVIII
Casa de hermandad: Calle Ancha, anexa a la iglesia de San Pablo
Hermano mayor: Ramón Sánchez Heredia
Capataz: Melchor Mateo Amaro (capataz general)
Nº de hermanos: 350
Nº de penitentes: 120
Nº de pasos: 2
Nº cargadores: 44 (paso de misterio); 40 (paso de palio)
Distancia total del recorrido: 2,01 kilómetros
Duración recorrido: 5 horas y 30 minutos
Tiempo de paso: 35 minutos
Acompañamiento musical: Veracruz de Utrera (paso de misterio); La Estrella de Puerto Real (paso de palio)

Sede canónica 
Iglesia de la Conversión de San Pablo (Calle Ancha). El templo formó parte de una Casa de Recogidas, fundada en 1680 por el obispo Juan de la Isla. Torcuato Benjumeda la reconstruyó en 1787. Tiene planta rectangular con una sola nave de cabecera ochavada, atrio y coro. La fachada es dórica. El retablo mayor, que ocupa el Señor del Ecce Homo, fue construido en Génova en 1791, bajo diseño de Manuel Tolsá. Consta de columnas. Este año y excepcionalmente debido al cierre de su templo, sale desde la iglesia del convento de Santa María.


Historia
Fundada por un grupo de esclavos y libertos, todos ellos mulatos y de diferente origen, tanto africanos, americanos y berberiscos, se cree, aunque no existen datos concretos, que pudo ser a mediados del siglo XVII, apareciendo los primeros datos fechados en 1668.

Primitivamente se estableció en el oratorio de la casa de Beatas de la Orden Tercera, en la calle San Pedro, por doña Isabel de San José. Pasó luego al Hospital de Mujeres. Finalmente, se ubicó en la Iglesia de la Conversión de San Pablo, en 1687.

En 1843 recibió el impulso y apoyo del Colegio de Médicos y Cirugía, siendo hermano mayor el que fuera decano de la Facultad de Medicina de Cádiz, el doctor D. José Benjumeda y Gens. Ya en 1892 es distinguida con el título de Real por parte de la Reina Isabel II.

La Archicofradía, a mediados del siglo XX, en concreto en 1952, se vincula de forma muy estrecha con el Sindicato de Buques de pesca y Sindicato de Pesca de Cádiz hasta principios de la década de los 90, y ya a fines del siglo XX tiene gran vinculación con la profesión periodística por la presencia de hermanos dedicados a esta labor.

Nuestro Padre Jesús del Ecce-Homo
Es una imagen realizada por el imaginero de origen gaditano, José Montes de Oca aproximadamente en 1730. En 1985 la imagen es restaurada por el gaditano Miguel Sánchez Peña tras verse afectada por el incendio en San Pablo en 1984. En esta restauración se le cambia además la peana y se le realiza una corona de espinas realista. La imagen, que vuelve hacia los gustos del barroco de primera mitad del XVII, tiene un estudio anatómico magistral donde también destaca el tratamiento del sudario.

María Santísima de las Angustias
Es una talla en madera policromada. Sigue la estructura típica de las imágenes de candelero de vestir. Formada por tres partes, tronco, cabeza y brazos que se articulan en el hombro y codo. Los ojos, al igual que las lágrimas, son de cristal. Su autoría, según todos los especialistas se le establece al ubriqueño Fernández Guerrero en 1787.
San Juan Evangelista
La imagen del discípulo amado es el tercer titular de la Archicofradía. Se trata de una imagen de vestir, aunque no de candelero. Su datación se fija en mitad del siglo XVIII, dentro de la escuela genovesa, atribuida a Doménico Giscardi. Parece haber sufrido modificaciones en el rostro, habiéndose cambiado de posición respecto a la cabeza. Tiene varios dedos añadidos por Láinez Capote durante la Guerra Civil Española por el intento de saqueo del Frente Popular de la Iglesia de San Pablo el 8 de marzo de 1936. Los pies son de una altísima calidad, casi exactos a los pies de Nuestro Padre Jesús del Ecce-Homo, y mantienen la policromía original de la obra. Se restaura en 1990 por José Miguel Sánchez Peña. Puede ser que esta imagen sea una imagen reutilizada de una antigüedad mayor, es decir coetánea al Señor en 1730.

Pasos procesionales
El antiguo paso de misterio era de orfebrería plateada y dorada, realizado en los talleres de Angulo, en Lucena (Córdoba), de 1964. Lleva en su canastilla medallones con escenas del Vía Crucis que figuraban en el anterior paso de 1940.

El paso de misterio actual cuenta con ebanistería de los Talleres de carpintería religiosa de Juan Amador García Casas de La Rambla (Córdoba), y estando tallados los seis candelabros de guardabrisas que lo iluminan, realizados por el tallista Juan Carlos García Díaz, de San Fernando (Cádiz), autor que acomete la talla de todo el paso.


El paso de palio, cuyo techo y bambalinas son de malla de plata (bajo diseño de Antonio Accame, y bordado por las madres filipensas de Santa Isabel de Sevilla) y manto y faldones de terciopelo azul, cuenta con orfebrería de Emilio Landa de 1952, recogiendo diversas capillas con las imágenes de las Patronas de los distintos municipios costeros de la provincia de Cádiz, obras de García Piñero. Primitivamente contaba con diez varales, siendo ampliado a doce por Manuel de los Ríos en 1994.

Hábitos
Desde mediados de la década de los 90 del siglo XX, la Archicofradía vuelve a sus orígenes, llevando una túnica de cola recogida, en tela de sarga blanco, cíngulo del mismo color de la túnica y capirotes altos en terciopelo burdeos para las secciones de Cristo, y azul marino para las secciones de la Virgen.


Recorrido