La Palma


                         



Lunes Santo
Año de fundación: 1691
Casa de hermandad: Calle San Nicolás, 1 (anexa a la parroquia)
Hermano mayor: Francisco Javier Lucero Morales
Capataces: Hermanos Martín (paso de misterio); Ramón Velázquez (paso de palio)
Nº de hermanos: 3.200
Nº de penitentes:300
Nº de pasos: 2
Nº cargadores: 70 (paso de misterio); 60 (paso de palio)
Distancia total del recorrido: 3,36 kilómetros
Duración recorrido: 8 horas y 15 minutos
Tiempo de paso: 55 minutos
Acompañamiento musical: Banda de Cornetas y Tambores Santísimo Cristo del Mar de Vélez-Málaga para el paso de misterio; Banda de Música Julián Cerdán de Sanlúcar de Barrameda para el paso de palio

Sede canónica
Parroquia de Nuestra Señora de la Palma (Calle Virgen de la Palma) . Los orígenes de esta iglesia están ligados a la orden capuchina. El templo es de traza barroca y se levantó a mediados del XVIII. Tiene planta circular, a la que se abren en el eje axial los espacios rectangulares correspondientes al coro y sotocoro. El retablo mayor es obra neoclásica, de Antonio Abazzini (1855).
Historia
En 1691, el capuchino fray Pablo de Cádiz creó la Compañía Espiritual de Ave María y Coro del Santísimo Rosario, formada por vecinos del barrio de Capuchinos, que se reunían en el oratorio de la casa de Juan y María Peñalba, donando esta última la viña de Malavá para levantar una capilla que se concluyó en 1699. En 1754 un incendio la destruyó, salvándose la imagen de la Virgen de la Palma, el estandarte y algunos objetos y fue dicho estandarte el que el capellán Francisco Macías, acompañado por fray Bernardo de Cádiz que portaba un crucifijo, llevaba cuando se detuvieron las aguas del maremoto de 1755, año en el que se le concedió el título de Archicofradía por el obispo fray Tomás del Valle.

La Cofradía del Santísimo Cristo de la Misericordia se funda en 1938, que se fusiona con la Archicofradía de la Palma, en 1968 concretamente el 20 de marzo tras aprobación por parte de ambos cabildos de hermanos.
Santísimo Cristo de la Misericordia
Es de autor desconocido originariamente. Por sus reducidas dimensiones originarias se pensó que fue creado como imagen de retablo, de origen genovés también del siglo XVIII. En 1969 tuvo que ser restaurada por el escultor Francisco Buiza, que contribuyó con su arte, a la esplendidez con que puede contemplarse actualmente. Dicho autor le realizó el cuerpo, respetando la cabeza del siglo XVIII.
El actual cuerpo del Stmo. Cristo de la Misericordia sigue el estilo de Juan de Mesa.

Santísima Virgen de las Penas
Procede de la Iglesia que los Padres Franciscanos Capuchinos tenían al final de la actual calle Sagasta, que hubieron de abandonar, como el convento, en 1835, a consecuencia de la desamortización de Mendizábal. Según se desprende del inventario levantado en esta fecha, que se custodia en el Archivo Histórico Provincial, recibía entonces veneración en la Capilla del Sagrario del Templo y hoy Plaza entre la iglesia de Santa Catalina y dependencias parroquiales.

Durante la Guerra de Independencia y Sitio de Cádiz, la zona de la Catedral Vieja estaba expuesta a los bombardeos de los franceses, por lo que el Cabildo Catedral decidió trasladarse a un sitio más protegido que fue el Convento de Capuchinos, donde desarrollaron sus cultos conjuntamente con la Comunidad de frailes.

Llegada la Semana Santa de 1813, la Comunidad, como un signo de deferencia hacia los Canónigos, ofreció al Dean ostentar la llave del Sagrario del Monumento del Jueves Santo. Según consta en un acta capitular del 22 de abril de ese año, el Cabildo declinó tal distinción, conviniendo ambas partes que la ostentase la imagen de María Santísima de los Dolores, que no podría ser otra que la descrita 21 años después en el Sagrario del templo.

Esta distinción de ostentar sobre el pecho la llave del Sagrario desde el resto del Jueves Santo hasta la mañana del Viernes llegó a ser muy común en épocas de buen entendimiento con las Autoridades Civiles y la Iglesia, hasta el Concilio Vaticano II. Tanto en el museo Catedralicio como en la Sala de la Permanente de nuestro Ayuntamiento se exponen en las correspondientes vitrinas llaves de Sagrario pendientes de sus cadenas.

Santísima Virgen de la Palma Coronada
La Imagen de la Santísima Virgen de la Palma es de talla, pero dispuesta para vestir. No consta, pero es probable, que fuera donación de los Sres. de Peñalba, que la tendrían en su oratorio al fundarse la cofradía. Algunos atribuyen la autoría a la escuela genovesa. De poca envergadura, solo tiene tres cuartas, pero con mucha dulzura y ternura en su pequeño rostro. Pequeñita, linda y muy agraciada. La Virgen de la Palma Coronada, desde su camarín, parece contemplar el barrio que se extiende a sus pies.

Gran devoción por parte de todos los viñeros se demuestra a lo largo de todo el año, pero en especial todos los 1 de noviembre, donde procesiona para ser venerada por todos los gaditanos.

La imagen de Nuestra Señora de la Palma fue coronada canónicamente en el año 1987 por el Obispo Antonio Dorado Soto en la Santa Iglesia Catedral de Cádiz.

Pasos procesionales
El paso de misterio se estrena en 2003. Es de estilo barroco, realizado en el taller de Antonio Martín, y se ilumina por seis candelabros de guardabrisas. Cuenta con ebanistería de Francisco Bailac, e iconografía menor de Luis González Rey, respetando también la realizada por Buiza para el antiguo paso. Ese mismo año estrena un llamador realizado en orfebrería plateada, bajo modelo del escultor Antonio Arufe Vianquetti.

La hermandad encarga el dorado del nuevo paso a los talleres “Abel & Justi”.

La orfebrería del paso de palio es de diversa factura, así los respiraderos y varales son de los Hijos de Juan Fernández y cuentan los primeros con capillas en las que se alojan imágenes de marfil y los segundos con basamentos en cuyos pies figura una pareja de ángeles.

La candelería y candelabros de cola son de Jesús Domínguez, y en éstos es de destacar los acólitos revestidos de dalmática que simulan sostenerlos, que pertenecen también a Buiza.

Cabe señalar la corona, la peana y candelabros de entrevarales, que son obra de Jesús Domínguez. Destaca igualmente el conjunto de bambalinas y techo de palio que, procedente de la cofradía sevillana de los Negritos, fue realizado por el bordador Juan Manuel Rodríguez Ojeda y retocados en el taller de Piedad Muñoz, de Albaida del Aljarafe. La saya, manto y bordado de faldones son de Esperanza Elena Caro. En el año 2000 se estrenan unos nuevos faldones.
En el año 2002 se inicia la restauración de la orfebrería del palio, con el replateado de los varales realizado por José Manuel Pardo Bornes y la restauración de la candelería en los talleres de Emilio Méndez. En 2015, la hermandad estrena la peana restaurada.

Hábitos
Color marfil, capirote de terciopelo y cíngulo azul.


Recorrido